26.12.11

Feliz 2012

Desde este humilde blog en "estado catatónico" quiero desear a los amables lectores que por aquí se acerquen un muy feliz año 2012. Que la crisis y sus consecuencias no nos alteren nuestro ánimo y podamos mantener durante los próximos doce meses la serenidad necesaria para afrontar los retos que nuestra existencia nos vaya  planteando.

13.11.11

Cambio de mirada




Escribía en un poema Wang Wei hace casi mil trescientos años:

"... ya al pie de la montaña,
cierro mi puerta a todo el mundo"

Leyéndole encuentro un cierto paralelismo con lo que ahora me/nos sucede a muchos en estos años de crisis profunda y de incertidumbre. Se constata, una vez más, que no hay nada nuevo bajo el sol y que, como decía mi admirado Carl Sagan, en este diminuto, pálido punto azul en el cosmos, las cosas vuelven a repetirse una y otra vez y es entonces cuando la mirada de algunos, entre los que me encuentro y se encontraba Wang Wei, se vuelve hacia otro lugar más amable y "seguro"la belleza.

Después de años de escribir poemas denunciando la corrupción política y una vez constatado que las ambiciones y miserias  humanas a veces desbordan y acaban con las mejores de las intenciones, cierra la puerta al mundo, cambia la mirada sobre la vida que ahora gira hacia lo que de bello, fascinante y esperanzado tiene nuestra existencia. La poesía, en esta segunda etapa de la vida de Wang Wei se torna más hacia  la belleza de las cosas y a la  naturaleza.


Supongo que Wang Wei, lo que hizo fue cambiar la mirada, pero no las convicciones e ideales personales que a lo largo de toda la vida se van fraguando. Cuando vas haciéndote mayor y compruebas de modo empírico que las decepciones no eran tan excepcionales como pensabas y que  poco a poco tantas cosas y tanta gente te va defraudando, por instinto, vuelves tu mirada, que no tu acción y compromisos diarios, hacia lo que tu existencia puede darte de  gratificante.
La madurez te vuelve más realista y aunque con simpatía observes la energía que la juventud derrocha, sabes por experiencia que, aunque necesaria, yo diría que imprescindible, ésta no va a cambiar al mundo, al menos en la medida que uno soñaba, aunque todo tiene su valor y  su sentido. Sólo hay un cambio de mirada sobre las cosas.



Cuando uno contempla el Cosmos y piensa en nuestra existencia de seres que durante cientos de miles de años ha habitado en este diminuto, pálido punto azul . Cuando te das cuenta que tu especie durante cientos de miles de años se ha fascinado, ilusionado, peleado y  amado en este diminuto, pálido punto azul. Cuando compruebas que todo esto de algún modo u otro ya pasó, tornas tu mirada y las palabras de Wang Wei cobran pleno sentido:


Un arroyo cristalino bordea
extensos cañaverales.
Despacio y tranquilamente,
marcha por su camino mi carruaje.
Las ondeantes aguas parecen
mostrar su cariño por mí.
Los pájaros crepusculares,
en bandadas, vuelven conmigo,
el desierto pueblo mira
un embarcadero antiguo.
El sol vierte sus polvos de oro
sobre los cerros autumnales.
ya al pie de la majestuosa montaña,
cierro mi puerta a todo el mundo.   

Wang Wei (s.VII)

9.10.11

Conciencia Global

Global Consciousness


China, el país que me ha dado mis hijas, también me ha dado una perspectiva ante mundo, la historia y la vida en general, que me diferencia (al menos así lo percibo) de las personas de mi entorno.
Cuando miro sus hermosos ojos almendrados, también miro los de millones de seres humanos de nuestro planeta, así como los ojos inocentes de cualquier niño. La mirada de mis hijas se ha transformado en mí en la percepción universal de la infancia.
Nacidas tan lejos en unas circunstancias tan particulares me han obligado a pensar que mi suerte, la suerte de nuestra familia, lo es porque otras no la han tenido tanto.
Y si esto se hace extensivo a todo, te da mucho para reflexionar.

Somos afortunados de  habérsenos despertado una "conciencia global" que teníamos anestesiada. Desde que nuestras hijas están entre nosotros, cualquier hecho extraordinario que merece la atención de los medios de comunicación, es visto por nosotros de manera distinta a como lo hacíamos antes. 

Reflexioné en todo esto cuando la semana pasada una ONG británica (Save the Congo) difundió un duro spot televisivo para agitar las conciencias de los espectadores del Reino Unido a propósito de los desmanes que en el centro de África se comenten por el control del coltán, necesario en la fabricación de dispositivos móviles, y que nosotros, usuarios, desconocemos.
Me resistía a ver el corto puesto que algunos comentarios en torno a él avisaban  del impacto de las imágenes duras ... , y al final lo hice , y aunque es realmente duro, no me arrepiento . Creo que es una buena herramienta para hacer pensar y agitar la conciencia.  He decidido compartirlo como se pide al final del mismo. 

Cuando lo he visto, me ha venido también a la memoria y lo he relacionado con la estupenda película "En un mundo mejor" de Suzanne Bier,  que ganó el Oscar 2011 a la mejor película en habla no inglesa, cuyo tema principal es la violencia,  y donde se nos plantea lo difícil que a veces es no dar una respuesta no violenta ante determinados hechos violentos. En esta magnífica película (que recomiendo) el protagonista da una solución a una circunstancia  violenta que le surge de un modo ejemplar.  Te hace pensar.




El protagonista, médico que trabaja en una ONG, vive en África y se enfrenta a diario a la mas terrible de las violencias y a las mas descorazonara de las injusticias, de vuelta a Dinamarca se enfrenta a otra violencia más doméstica pero que se nutre de  las mismas raíces.

Todos los seres humanos compartimos el mismo planeta, tenemos las mismas necesidades y  nos mueven las mismas pasiones. Debemos tomar conciencia de ello a diario.








29.8.11

Las semillas del odio


               fanático                        fanatismo
Mientras disfrutaba de unos días de descanso en la tranquilidad de un remoto bosque donde el principal sonido de fondo era el de la persistente lluvia que se negaba a abandonarnos, me llega la noticia de la matanza de Noruega. Lo que parecía una fechoría más de los islamistas fanáticos,  resulta ser sorprendentemente  la obra de un ultraderechista noruego. Sobrecogido por la noticia pienso en todos esos jóvenes que en un paisaje y clima no muy diferente  del que yo disfruto en ese momento se encuentran con terrible desconcierto y horror con una persona que les dispara y les asesina, simplemente por ser jóvenes socialistas.  El sujeto dijo que su objetivo eran los laboristas porque eran traidores y habían dejado con su política de comprensión hacia el inmigrante  que Noruega se llenase de ellos. Me vino a la mente enseguida las tertulias de Intereconomía y de otros medios similares donde se demoniza a la izquierda en general y  a los "socialistas" particular  haciéndolos culpables de todo y sembrando odio hacia ellos o los que piensen "parecido".  Este odio fanático que lentamente se crea, genera "iluminados" que son capaces de hacer barbaridades como la de la isla de Utoya.
Una campaña de auto-promoción de esa misma cadena lo deja bien claro : "Lo importante no es lo que votan sino lo que piensa"



Mensaje este que encierra la mayor intolerancia posible y con eficacia esparce las semillas del odio que a veces desgraciadamente germinan en monstruosidades como la que hemos visto en julio.

De vuelta del descanso se celebran en Madrid las JMJ (Jornadas Mundiales de la Juventud) y compruebo con tristeza una vez más el odio y la falta de respeto hacia el discrepante que se plasma en gestos y actitudes del todo rechazables por un lado y otro.

Terminadas las JMJ los "Kikos" en un acto en Madrid convocan a la evangelización de China y en el acto miles de jóvenes se apuntan a" llevar la fé" al Dragón Amarillo. Me resulta sorprendente que en estos tiempos se pretenda evangelizar a personas que legítimamente optan por llevar una vida sin religión, sin dios. Resulta provocador y ofensivo pensar que los que no son como tú están necesitados de doctrina y por ello deben ser "educados en la fé" Francamente, las evangelizaciones siempre me han parecido una falta de respeto hacia los pueblos que supuestamente están "necesitados" de ellas.  Son algo del pasado y en estos tiempos no ayudan a la concordia entre los humanos.



¿Es tan difícil llegar a entender que se puede disfrutar de la vida, ser solidario y respetuoso con el otro sin tener una religión ?


Vivir sin religión from Luis Alfonso Gámez on Vimeo.


Me acuerdo del estupendo Museo de la Evolución Humana de Burgos que he tenido la suerte de visitar  y me crea desazón, desánimo y también tristeza de lo poco que en asuntos de humanidad precisamente hemos evolucionado, más bien  retrocedido.
Si a  todo esto unimos la crisis,  pienso si es posible ser optimista  con todo lo que se nos  avecina...
Es difícil pero me esfuerzo por serlo y  pongo mis esperanzas en los millones de personas que tienen la cabeza en su sitio y el corazón abierto y que no se resignan.

Feliz comienzo del curso.

9.7.11

China aliada


 Hoy he leído en este blog una referencia a una campaña de The Economist  en la que  pensar sobre la visión maniquea que a la sociedad se transmite con tanta frecuencia de las cosas.  Reflexiona sobre ello  y destaca dos carteles sobre China con ideas diametralmente opuestas que pretenden hacernos pensar:


CHINA AMIGA DE OCCIDENTE




                           CHINA UNA AMENAZA PARA OCCIDENTE

Al leer esta entrada me he acordado de que hace unos años leí un artículo de cuando Rafael Poch era corresponsal  en Pekín de La Vanguardia  que se me quedó grabado y cuya idea principal, con el paso del tiempo se va confirmando lentamente.
La reflexión de Poch ponía en cuestión la visión que entonces comenzaba a extenderse de que China  constituía una amenaza para el resto del planeta.  Argumentaba Poch que la  civilización china, a lo largo de la historia había dado muestras sobradas de una gran  capacidad  de adaptación a los tiempos y las circunstancias  cambiantes y de una   poderosa fuerza  inventiva. Sus relaciones con otros pueblos habían estado basadas siempre  en el respeto y en un sentimiento de superioridad que aún mantiene (los chinos siempre se han creído y se creen superiores a los demás pueblos)
 Los Chinos siempre han sido  un pueblo autosuficiente y  nunca han necesitado la colonización a sangre y fuego como sí occidente ha empleado a lo largo de los siglos  y que tantos conflictos ha generado.
Ahora las cosas han cambiado y todos necesitamos de todos.
La supuesta "invasión económica china" se está desarrollando en un contexto inédito en la historia de la humanidad , puesto que la globalización económica ha generado una  interdependencia entre todas las naciones del mundo tan extraordinaria, que difícilmente ningún país podrá  tomar decisiones duraderas y efectivas para sus intereses sin tener en cuenta a los demás. La actual crisis económica solo tendrá salida con el acuerdo internacional ya que de no ser así todos pierden, todos perdemos. Quizás China, que como nación ha  sobrevivido durante milenios  pueda aportar soluciones imaginativas y justas en el actual contexto,  ya que su éxito está ligado al nuestro como nunca en la historia.
China, ¿amenaza o amiga? Obviamente yo apuesto por lo segundo.

5.7.11

Confucio




Acabo de ver la película de Hu Mei y me ha decepcionado. La verdad es que no esperaba una película de batallas épicas al estilo de las últimas de Yimou y Kaige. Pensaba encontrarme con una recreación de la vida y el pensamiento de este filósofo tan importante y en su lugar lo que más metraje tiene son las luchas e intrigas por el poder en el período que le tocó vivir de la Dinastía Zhou y la influencia de un maduro Confucio en los gobernantes del momento. Del pensamiento de Confucio sólo la idea del civismo y del buen gobierno para el pueblo está presente en la película, el resto espectaculares escenas de batallas con muchos extras y muchos efectos digitales.

21.5.11

¡Democracia real, ya!


caballos: los mercados financieros,
grano: nuestros impuesto , nuestra riqueza
el general : la actual clase política

Los caballos comen grano
en la cuadra hay doscientos:
y comen cada vez quinientos celemines.
El año pasado fue muy seco; los hombres pasan hambre,
ya se han comido las raíces de las plantas, ahora comen la 
corteza del árbol.
Han requisado el grano para los caballos del Estado.
¡Los caballos son muy importantes; los hombres valen poco!
Los hombres no se atreven a quejarse:
desean que los caballos del gobierno estén gordos.
Si están gordos, los caballos del gobierno corren veloces
como el viento.
Hay disturbios en el Norte y en el Sur,
el general, para acabar con los bandidos necesita caballos.
                                                              WU SE-TAO
                                               Dinastía YUAN (S XIII)



2.5.11

Conexión

En nuestro segundo viaje a China (hace ahora nueve años) acudimos al templo budista lamaísta de Pekín y en uno de sus patios me encontré con un granado casi idéntico al que crece en mi patio.


 La misma luz de mediodía de finales de mayo en un rincón del patio del templo me llevaron a la memoria también ese rincón de mi patio. En ese momento sentí que mi casa, a  a miles de kilómetros también podría estar aquí. El mismo cielo, el mismo verdor de las hojas y el mismo calor.
Desde que nuestras hijas entraron en nuestros corazones, el mundo se nos ha hecho  más pequeño y  en cierta manera se ha convertido en nuestra casa. Nos sentimos más unidos no sólo a China, sino al mundo en general. La empatía ha crecido entre nosotros y los paisajes y gentes del planeta cada vez son más nuestros. Esa misma sensación la he tenido muchas otras veces en otros contextos, pero siempre  es lo mismo : Una especie de conexión con ese lugar, cuyo detonante es un paisaje, un olor, un sonido, una luz,  que en mi me memoria me conecta con lo ya  conocido o vivido.
Me he acordado de esto cuando escuché el pasado sábado una conferencia de Bernardo Atxaga, que con motivo de la inauguración de la Feria del Libro de mi ciudad dio y  cuyo tema era La otra mirada . Esa  forma de ver las cosas, podríamos decir que en cierto modo "mirada poética" que les da valor  más allá de lo descriptivo y apunta al alma de las personas. Cuando la mirada poética se posa sobre algo, lo trasciende, lo universaliza y lo hace intemporal. Entre otras cosas contó que un emigrante vasco en Argentina, Pedro María Otaño escribió un poema referido al ombú, árbol de la Pampa que le recordaba al nogal de la casa en donde nació:


"Tú eres, dulce ombú, mi amigo más querido, por eso acudo a ti a derramar mis lágrimas. Tú me llevas hacia el nogal de la casa en donde nací. Te recordaré siempre..."


Ese granado en el templo budista de Pekín y el que en mi casa crece están conectados y yo con ellos.
Todos lo estamos.

También acuden a mi todos estos pensamientos hoy que nos hemos despertado con la noticia de la muerte de Bin Laden. Cuando practicamos la empatía las cosas las vemos de modo diferente y cambiamos. Hoy la necesitamos más que nunca. El odio nos empobrece y eterniza los conflictos.

30.4.11

Soledad

Hoy publica El País un reportaje sobre los ancianos que en Madrid, solos afrontan sus últimos días y también en soledad mueren.

 foto El País

Al leerlo me acuerdo de este poema de Du Xunhe (849-904) que también habla de vejez, pobreza e injusticia, que es lo que provoca en la mayoría de los casos esa soledad, que en nuestra sociedad acelerada, competitiva y de un individualismo feroz,  lleva a la marginación del viejo...

Caído su marido en la batalla,
vive sola en una choza de paja.
Se cubre con trapos y andrajos,
y peina blancas sus guedejas.
Aunque han sido arrasadas las moreras
y no tiene ni un gusano de seda,
sin razón ni piedad le cobran
tributos de sericultora.
Pese a lo yerma que es la tierra,
la obligan a pagar impuestos
de cosechas inexistentes.
Hojas y raíces silvestres
son sus comidas más frecuentes,
y sus únicos combustibles,
hierbas, tallos y ramas secas.
Escondida y oculta ahora
en las entrañas de la selva,
¿tendrá la suerte de escaparse
de las garras expoliadoras?

14.4.11

Entender a China


Ayer tarde y con motivo de la visita de José Luis Rodríguez Zapatero a China y la promesa de la autoridades del país de "compra de deuda" e inversión en las "cajas españolas", las radios (Cadena Ser, RNE)  hablaban sobre el asunto y era casi unánime (otra vez más y ya van muchas en los últimos tiempos) la ristra de  tópicos de siempre sobre China. A veces alentados por los periodistas, las personas que opinaban, y de forma casi unánime, lo hacían con comentarios de corte xenófobo hacia chinos.  Me entristece comprobar como ese "miedo al otro", en época de crisis, asoma algo más que "la patita" y con la complicidad (por acción u omisión) a veces,  de los moderadores en la radio, pero en otras ocasiones en televisión y en prensa escrita,  se instala  entre nosotros. Se disfraza la xenofobia  (que es de lo que se trata) con las  objeciones a China  ("las de siempre", que ya me da pereza reproducir) , lo que no hace sino dar argumentos a los que odian "al diferente", ya sea chino, negro o magrebí ...

Aprendamos de  lo que la civilización china puede enseñarnos, que es mucho,  y dejémonos de una vez de esa visión tan injusta de prepotencia y "sabelotodo" con que los occidentales vemos a la antigua y  fascinante  civilización China, y aprendamos de ellos lo que merezca la pena imitar y asumir.
Y seamos justos con los que vienen a ganarse la vida desde otros sitios,  como nosotros hicimos en otros tiempos. Insistir en los tópicos de siempre una y otra vez, sólo hace que la xenofobia nunca se marche.

Yo amo mi tierra, donde nací y vivo, y valoro lo que de bueno ha aportado al mundo y me siento orgulloso de este rincón del planeta pero sin sentirme superior a NADIE.
Cuando conoces, cuando entiendes y amas a los otros pueblos,  ya no hay vuelta atrás.
Intentemos conocer a China y combatamos así  la xenofobia.

Para los que no entienden a China, les recomiendo que con atención sigan este  el video de una  conferencia de Martin Jaques y luego reflexionen:


El mejor antídoto contra el "miedo al diferente"  es ENTENDERLO.

(si no se visualizan los subtítulos en español seguid este << enlace >> )



[ted id=1059 lang=spa]

9.4.11

Quietud para reflexionar



El estos tiempos de velocidad, de aceleración permanente y  de inmediatez absoluta es muy difícil tener los momentos de sosiego y calma que se necesitan para ver las cosas con cierta perspectiva y a veces con sentido común.
Ocurre en nuestras vidas cada vez más y  se aprecia por ejemplo, estoy pensando ahora, en noticias y temas que se tratan  en las tertulias radiofónicas y televisivas y en los comentarios de blogs y periódicos digitales, donde abundan demasiado las animaladas y las "consigas trinchera" y los comentarios poco reflexivos y apresurados y  que sobrepasan con mucho  a los  serenos, ponderados (que también los hay) y  que cuando éstos  se sustentan en datos  y están bien expuestos y argumentados, pueden llevarte  a modificar en el tema tratado  tu opinión,  e incluso cambiarla.

He reflexionado sobre esto en la última semana, mientras leía los comentarios que lectores de  periódicos digitales y blogs varios hacían a propósito de la detención de Ai Wewei, de la que me hacía eco el domingo pasado.  Pero pasa,  insisto  con cualquier tema, con cualquier asunto y situación  de nuestra vida tan ajetreada, tan acelerada...

La velocidad,  el análisis y posicionamiento ideológico inmediato  es lo que hoy manda, y así nos va. Necesitamos más quietud para así poder reflexionar mejor, para vivir mejor.

Me acuerdo de este poema de Wang Wei  que se ajusta a esta situación:

El cultivo de las letras no necesita del trato mundanal.
Ardua es la ciencia de la filosofía, y , para lograrla , camino
solo.
Amo los puros arroyuelos que serpentean entre las rocas.
Y amo también mi rústica cabaña, tan sosegada en medio
de los pinos.


Así que  aquí estoy hoy, como el poeta, en  este sábado de primavera, tranquilo en mi patio.
Una agradable brisa rebaja el calor que empieza a notarse en estas hora del tarde.
Sentado a la sombra observo las hormigas frenéticas que  tronco arriba y abajo transitan  por el ciruelo que ya, completamente verde, empieza a mostrar sus frutos aún  inmaduros  pequeños, verdes y de piel aterciopelada.
La ropa tendida al sol oscila suavemente. Abejarucos que en tránsito sobrevuelan mi casa pían y me hacen elevar la vista al cielo.
Las ideas que constantemente bullen en mi cabeza a lo largo de la semana parecen como si lentamente dejasen de agitarse y con la misma suavidad con que la sábana oscila con la brisa ante mis ojos, fuesen descendiendo hasta el fondo de mi mente  para quedar allí, tranquilas y serenas hasta que este momento de quietud acabe.
Momentos así me ayudan a pensar y a luchar contra esa velocidad y  mediocridad  que parece  intenta dominar nuestras vidas.

Slow!!

Interesante este video ( en inglés) de las autoridades de tráfico australianas para levantar el pie y disfrutar de la conducción mejorando la seguridad en el tráfico. Apliquémoslo a  TODO:


3.4.11

Ai Weiwei


Acabo de leer en  "El País" que el artista Ai Weiwei  ha sido detenido en el aeropuerto de Pekín cuando se disponía a viajar a Hong Kong.
Desde que tuve conocimiento de la existencia de este artista, y al que dediqué una entrada en este humilde blog hace ya años, siempre que su nombre aparece en los medios le dedico especial atención.
He sabido que con el tiempo se ha ido radicalizando en su crítica al régimen chino y está pasando de ser un crítico incómodo para el poder,  a un verdadero disidente.
Noticias como esta de su detención son de las que no me gusta escuchar  de China.
Tan obsesionados con la imagen en el exterior como están las autoridades de Pekín , la detención de un crítico conocido más allá de las fronteras de China, creo  que  les perjudica mucho  y además,  opino  que más que contribuir a "la armonía  social y al control frente al caos" en el que piensan  cuando ponen en marcha los mecanismos de represión las autoridades chinas, es un palo más en la rueda de la modernización y la apertura de China al mundo.

30.3.11

Civismo ante la tragedia


Por recomendación de mi amiga Begoña he visto la película japonesa "La Balada de Narayama". Ella y su familia nos visitaron el mismo día que una tragedia más, esta vez terrible, se cebó con el País del Sol Naciente.
Conversábamos sobre el carácter del pueblo japonés y me decía mi amiga que en esta película de Imamura están quizás  las claves del carácter nipón. Es posible que sea cierto. Los días posteriores al terremoto y al destructor tsunami nos han demostrado que el pueblo japonés  puede presumir de un estoicismo y un civismo del  que por esta parte del mundo carecemos.
Ahora en Japón y antes en  China cuando el terremoto de Sichuan de hace tres años, la mayoría de la población  demuestra una unidad en la tragedia que dudo mucho aquí tendríamos. Me gustaría equivocarme.
En "La balada de Narayama" los habitantes de un pueblo  de las montañas del norte de Japón, en una época indefinida que puede ser a finales del siglo XIX,  lleva una existencia dura, donde para  que la supervivencia tenga éxito, la cohesión social y la obediencia a las reglas que ellos mismos se han dado debe ser  la guía de su existencia diaria. Hay una escena terrible donde una familia, que roba y oculta comida mientras los demás pasan penurias, es sorprendida y al poco, la aldea entera los entierra vivos, niños incluidos sin dejar ni rastro de ellos.  Esa escena, como la idea que ronda durante toda la película  de que los viejos, en un momento dado deben hacer el camino a Narayama, la montaña que los acogerá para siempre y así dejar sitio a los más jóvenes para poder así tener más alimento y no ser una carga,  son muy perturbadoras e inquietantes, ya que una cosa es el instinto de supervivencia y  la unidad ante la adversidad y otra la crueldad extrema que reflejan estas escenas donde la compasión, tan humana como el instinto de sobrevivir , no están presentes salvo en la duda de alguno de los miembros de de la aldea (incluido el hijo de la anciana protagonista que manifiesta su dolor, su duda ante la madre que desea  irse a Narayama y morir allí, aun sin estar enferma y siendo útil a la comunidad)



Respetar al otro y  no violentarle de ninguna de las maneras explica ese comportamiento ejemplar del que ahora hacen gala los japoneses.  El civismo pasa por entender que tus actos repercuten de modo directo sobre los otros y por ello debes ser exquisito y riguroso en su control, en tu control. Los japoneses no lloran, gritan y son presa del nerviosismo y la histeria como creo que aquí nos ocurriría quizás.
Viendo la película y la actitud de  la anciana protagonista  ante la muerte, me he acordado de inmediato de esos trabajadores jubilados de la central nuclear  de Fukushima que disciplinadamente aceptaron ir a la central   a ayudar en las tareas de extinción a sabiendas del riesgo que ello conlleva.
Yo, y creo que muchos por aquí careceríamos de valor.

6.3.11

Anchee Min


En mi pretensión de acercamiento a China tras la adopción de nuestra primera hija (ahora se cumplen ¡once años!  ¡cómo pasa el tiempo!) empecé a leer todo lo que caía en mis manos sobre este  país.
Entre mis lecturas primeras estaba "Madame Mao" de Anchee Min. Más tarde leí "La Ciudad Prohibida" y "La Última Emperatriz" de la misma autora.
Es fascinate la trayectoria de esta mujer que tras trasladarse a los Estados Unidos y con treinta años comienza a aprender inglés, y es en este idioma en el que escribe estas historias y es en inglés en el idioma en el que estoy leyendo su última creación  "Pearl of China", donde se recrea la infancia y juventud  de Pearl Buck en China , de la que he leído varios libros, por ejemplo : ("La Madre"," La estirpe del Dragón", "La Buena Tierra" y  Pabellón de Mujeres" ... )
 Llevo cinco capítulos y me está gustando mucho.

Anchee Min ganó toda mi simpatía cuando leí el prólogo que escribió para "The Lost Daughters of China" (que cité en este "post") donde  elogia el papel de la mujer en China y la lucha por la supervivencia que de algún modo nuestras hijas representan. En una cultura donde tradicionalmente la mujer siempre ha estado supeditada al hombre, es necesario destacar la fuerza, la lucha,   el valor  y el coraje que millones de mujeres en China han demostrado y a las que Anchee Min rinde homenaje en sus libros. 
En este video, una emocionada Anchee Min nos cuenta como ella no deseaba tener una hija y su decepción al no dar a luz un varón.  Su hija es ahora "lo mejor". 
Anchee Min sabe lo que supone, suponía, ser mujer en China.  


20.2.11

Llevarse a casa la tensión del trabajo


Cuando uno se equivoca, lo mejor es aceptarlo y aprender de ello.
No somos padres perfectos y pretenderlo puede complicarnos la vida. El otro día lo pasé mal porque , supongo que a vosotros amables lectores os habrá sucedido en alguna ocasión,  al volver a casa tras un duro día en el colegio, mi trabajo,  reprendí a mi hija mayor por algo que, bien mirado,  no era tan importante. Se puede decir que me "pasé de rosca".  En el relax de casa, con un fin de semana por delante y sin la presión del trabajo, no soporté un leve acto de desorden y sobreactué de la peor manera posible gritando encolerizado.  Me di cuenta del error en cuanto mi hija no discutió como en otras ocasiones, cuando mantenemos un pulso sutil donde ambos sabemos que al final, su protesta no deja de ser sólo pataleo, puesto que ella sabe que lo que digo es lo correcto.
Esta vez no. No discutió. Se puso seria, bajó un poco la cabeza, cerró los ojos y al poco, una lágrima empezó a bajar por su rostro.  Me sentí fatal.
Analizando la situación a posteriori me he dado cuenta que la excesiva tensión del trabajo es la causante de ese error cometido por mí en el trato con mi hija.

Como las equivocaciones forman parte del aprendizaje y sin éstas difícilmente se progresa, intentar evitarlas al máximo y procurar aprender de ellas es la garantía del progreso, en todos los terrenos, en todas las materias , en todas las edades, por eso de ahora en adelante, sabiendo donde está el error,  procuraré de algún modo "encenderme una alarma en mi interior" cuando detecte sobreactuación, inercia dañina de mi trabajo.
Lo que me pasa en la escuela donde trabajo no debo pagarlo con mi familia. Es un propósito firme.

Sin que sirva de excusa, es comprensible por qué la tensión me la llevo a casa también, paso a explicarlo:

Mi trabajo de maestro, a la vez que relajado y en ocasiones entusiasta, me exige estar alerta de un modo constante e intentar cometer el menor  número de errores posibles. Permanentemente me exige un delicado y a veces imposible equilibrio entre afecto, cordialidad y firmeza. En muchas  ocasiones y a diario,  debo sobreactuar para resaltar, centrar y también  enmendar  o desviar la atención. En cada jornada, y varias veces  debo hacer de juez imparcial en pequeños conflictos y dictar sentencias justas, con poco tiempo para hacer hacer diligencias. Todos los días debo resolver muchos conflictos a modo de "juicios rápidos".
Además de todo esto debo enseñar  a un grupo grande de alumnos (excesivamente grande y heterogéneo con unas diferencias entre ellos  de nivel y actitud  enormes) la materia que se tercie, progresando en el programa de la asignatura y corrigiendo trabajos, exámenes y atendiendo a peticiones de información de padres, cuando no de exigencias un tanto fuera de lugar, ante las que también debo mantener ese delicado equilibrio de ayudar  a padres un tanto despistados o bastante a veces, exigentes o negligentes  en ocasiones  con sus hijos y mostrarse firme sin dejar de ser compresivo con las circunstancias.

También a diario  debo lidiar con la Administración y su obsesivo control del proceso educativo, que con la aparente intención (quiero pensar que sus intenciones son buenas) de mejorar resultados , nos atosiga a base de burocracia innecesaria, papeleo inútil y programas y proyectos que no sirven para nada o poco, mientras el sistema actual no cambie de modo radical. Salvo para mantener la apariencia y la mediocridad, sólo nos lleva a restarnos energía de lo verdaderamente importante que es enseñar.

Hoy dos días después, con más sosiego, una vez corregidos los exámenes de un par de clases  y habiendo disfrutado de algunas cosas que me gustan y me relajan, me preparo para una nueva semana en la que cuando acabe , haré balance de mi grado de "desconexión".
Repetiré a modo de mantra:

No eres perfecto. Aprende de tus errores. 
Riñe cuando debas pero sin pasarte.
Relájate y disfruta de las cosas.

15.2.11

"El rey de los niños" de Chen Kaige



"Wang Fu, desde hoy no copies nada en el diccionario"

El protagonista de esta hermosa y poética película deja escrita esta frase  a su alumno más brillante antes de partir para siempre de la escuela rural  a la que habían  destinado en un lugar remoto del sur de China.
Son los años de la Revolución Cultural y miles de jóvenes son enviados a los lugares más apartados de China para ser reeducados  en los "valores del campesinado, vanguardia de la revolución" en "brigadas de trabajo".
La película , de 1987, en mi opinión,  es de una exquisita belleza. Paisaje y personas evocan (como sólo la poesía sabe hacer) ideas sencillas pero de extraordinaria potencia.
La sonrisa del protagonista y su entusiasmo en el acto de enseñar es de una gran  hermosura.
Yo, maestro desde hace casi treinta años, me he sentido identificado con ese joven que a la par que se muestra inseguro, trasmite con convicción   su idea sencilla en el planteamiento, pero nada fácil de llevar a cabo, de que aprender-enseñar es un acto de descubrimiento permanente y de exploración constante y que el maestro, cuando comparte su fascinación por el saber con sus alumnos, realiza uno de los actos más trascendentes en toda la historia humana.
Intemporal es  ese acto de formar personas, buscando que cada cual aprenda a ser él y tener permanentemente  curiosidad por las cosas, como lo es también el de mostrarse rebelde con los métodos que no busca hacer personas que crezcan en libertad y desarrollen su creatividad,   sino simplemente mediocres ilustrados.
En un momento de la película, el director de la escuela le pregunta por "el manual" y él joven maestro responde que no lo ha seguido porque es "inútil".  Antes de esto, cuando los otros jóvenes que comparten  con el maestro este exilio forzoso  le visitan, se sientan en el aula a modo de alumnos y recitan rítmicamente , según el "manual" y con clara intención de mofa...  " Había una vez una montaña en la que había un monasterio en el que vivía un monje que contaba un cuento que empezaba... había una vez una montaña..."



En mi humilde opinión, "El rey de los niños", es  una poética y hermosa película para disfrutar sin prisas y dejándose llevar ante un paisaje extraordinario. Por ejemplo,  en algunas escenas,  el cielo domina casi por completo la pantalla y  los humanos se mueven pequeños, formando parte de la grandiosidad y donde también profesores y alumnos,  sin nada, extremadamente pobres y desarrapados  se nos muestran  sonrientes y felices en su cotidiana   tarea de aprender-enseñar.
 Comienza la película con el plano de  la escuela en una colina en un grandioso amanecer  mientras suena una melodía que dice:


"Madrugo 
... y veo que el sol
 ... está subiendo.
El cielo es alto.
El suelo es ancho."



1.2.11

del Tigre al Conejo



Los años pasan a gran velocidad y parece que fue ayer cuando comenzaba el Año del Tigre que ahora termina. 
Va todo tan rápido....
Este año, entre muchas otras cosas, algunas en lo personal muy gratificantes, ha sido  en el que hemos tomado conciencia todos de lo mal que nos va  como país, como sociedad...
Entre otras  lo noto por ejemplo en que, como hago desde hace muchísimos años, nada más despertar conecto la radio y remoloneo unos minutos escuchando las  noticias y ahora pienso que voy a tener que cambiar la costumbre e informarme a otras horas, ya que en este  último año  parece que todo va a peor y, la verdad,  esas no son maneras de empezar el día. Si ya es difícil que un medio informativo, en circunstancias normales se nutra de noticias positivas, en tiempos de crisis como los que ahora pasamos, eso es casi imposible.
Yo, de natural optimista, estoy empezando a dejar de serlo y eso me preocupa. Me sorprendo a mí mismo dejándome llevar por la desesperanza. Me asusta la idea de que nuestras hijas sean la primera generación que va a vivir peor que nosotros, sus padres, que vivimos mejor que nuestros padres y éstos, a la vez, mejor que lo estuvieron nuestros abuelos...
Oh quizás no, y esté equivocado. Es lo que más deseo y en ese deseo de equivocarme  radica mi esperanza. 

Tengo un propósito para este nuevo año, y es que  creo que voy a escuchar menos tertulias y más música y leer menos noticias y análisis políticos y más novelas ...

Creo que es lo más sano.  Cada cual debe buscar la mejor manera de no dejarse arrastrar por la pesadumbre  y así , ahora me acuerdo de los que "se evaden" cuando las cosas se tuercen buscando el sosiego (no para huir, sino para tomar aire)   y escriben bellos poemas como este de  Li Kiu Ling .  Como él, aunque sea con la imaginación,  levanto mi cabaña en un lugar agradable...


En la región de las nubes espesas levanté mi cabaña,
en el polvo del mundo se pierden ya mis huellas, me alejo 
sin cesar.
No me preguntes como paso el tiempo.
Ante mi ventana corre el agua del arroyo, en la cabecera del
lecho me acompañan mis libros...


¡Feliz  4709, año del Conejo!

23.1.11

También nosotros adoptamos a China




Nuestras hijas nos han hecho asumir algo que muchos jamás han sentido, han pensado e incluso  abiertamente no comparten y es  que el Mundo es nuestra patria y que la Humanidad es nuestra raza, la única, pero también somos españoles  y por tanto vivimos y nos sentimos orgullosos de nuestro país, su cultura y  sus gentes a las que pertenecemos, y consecuentemente también  nos duele, nos indigna y nos entristecen algunas cosas que aquí pasan.
Nos pasa a nosotros  como le ocurre  a los franceses, suecos , argentinos, filipinos, japoneses, chinos o senegaleses...
A los hijos se les transmiten los valores y la visión que de las cosas sus padres  tienen,  y porque no somos chinos pero sí amamos al país que nos dio nuestras hijas, ellas se sienten, al menos hasta ahora, cómodas en esta su familia , en esta su ciudad,  en este su país y su cultura, pero también en su vínculo afectivo con China y su historia, costumbres y  cultura, que no viven pero sí aprecian y sienten con orgullo por haber nacido allí.
Adoptamos a nuestras hijas en China y con ellas, en cierto modo adoptamos también el país.
No somos chinos, nuestra cultura no es China ni nunca lo será, pero eso no importa para que China sea algo importante y POSITIVO en nuestras vidas. Porque queremos a nuestras hijas, nada de China nos es ajeno.
Porque también nosotros adoptamos a China y para siempre se quedó con nosotros, las cosas que allá ocurren las sentimos muy próximas afectivamente y cuando se elogia a ese país , también nosotros sentimos orgullo. De igual modo cuando se critica  de modo injusto, se menosprecia o se ofende  a la tierra  donde nuestras hijas nacieron, lo sentimos y nos afecta.
Últimamente no pasa un día en que alguien deje caer su ignorancia, sus prejuicios , o simplemente su "mala leche" sobre China o los chinos.  Nuestras hijas aún son pequeñas y  están en "otro rollo" y no perciben la chinofobia que lentamente se va colando en nuestra sociedad. Lo digo con pesar pero así lo siento. Desearía equivocarme pero percibo que ahora, cuando la crisis arrecia, la mirada  se dirige con envidia y no ya con tanta simpatía  a  "ese gigante" como siempre lo llaman, que crece al diez por ciento anual en términos económicos que  es la fábrica del mundo,   que en algunas zonas tiene los índices de éxito escolar mayores  y además se permite "el lujo" de comprarnos "deuda" a nosotros  tan europeos...

Algunos ahora  llaman a los chinos, sin ningún rubor,  "los judíos del siglo XXI". Deseo que no tengan el injusto trato ni sigan la misma triste suerte que durante siglos  los judíos tuvieron por Europa en general y en España en particular.
El mundo está ya para siempre globalizado. Ese es el mal y también es la esperanza.
Escucho el viernes pasado con atención el programa  "Julia en la Onda"en  Onda Cero . Hablan de la educación en China y faltó tiempo para empezar a sacar los tópicos de siempre, que me da ya pereza reproducir. Al final, la guinda la pone una oyente (la última que interviene al teléfono) que habla del peor tópico de todos, el más doloroso e insultante al menos para mí, viniendo a decir que "China no puede dar ejemplo de nada puesto que allí se mata a las niñas, porque no se las quiere..."Sí, claro y yo añado que en Alemania se odia a los judíos y se les lleva a campos de exterminio y en Estados Unidos se tiene a los negros como esclavos y en España, la Inquisición  quema a moros y  judíos  en las plazas públicas ...


Son tiempos malos para el diferente. Cuando las cosas vienen mal dadas, de nosotros sale lo peor y... esa es la esperanza, también lo mejor.


  

7.1.11

Tengamos esperanza ¡Feliz Año!

Sean estas mis primeras líneas de este "post" de 2011 para desear a todos un feliz Año Nuevo, a pesar de "la que está cayendo y la que (¡ay!) está por caer"

Ayer tarde vi una nueva entrega del excelente "Redes" . Se analizaban los "atajos" que nuestro cerebro plantea para "ayudarnos" a sobrevivir.


Según entendí ayer, en el programa se venía a decir principalmente que cuando la razón se ve desbordada y  cuando el miedo nos atenaza, se ponen en marcha los mecanismos de supervivencia que en su forma menos agresiva se materializan en los prejuicios.
Se decía que los miedos y  los prejuicios, inevitables y necesarios para la supervivencia, se combatían con el conocimiento. Que saber y  conocer nos  ayuda a neutralizar  los mecanismos que muestro instinto pone en marcha por pura supervivencia y que nosotros debemos controlar en la medida de lo posible.

Pienso que el miedo, para que no te paralice, te anule y te destruya, para que se convierta en tu aliado, debe ser combatido con la razón. El conocimiento, como el miedo, también nos salva.
Como ejemplo, me vinieron  a la mente los prejuicios que en España existen hacia los chinos  y que estos días afloran por doquier en todos los medios  con la visita de Li Keqiang.


Un par de horas después , en un programa de tertulia política se hablaba, ¡cómo no! de la visita de Li Keqiang ,  viceprimerministro chino a nuestro país.
En ese programa,  plagado de presuntos periodistas y presuntos analistas políticos se decían una cantidad  tal de sandeces y  tonterías que me hacían revolverme en mi sofá.
Para casi todos, "el número tres" del gobierno chino era una especie de "embajador de un régimen equivalente a la peor de las tiranías imaginables". Pintaban de China  un panorama alucinante, donde  los trabajadores mayoritariamente "vivían  esclavizados en condiciones terribles y trabajaban veinte horas al día por cuatro cuartos".
Se decía que en China se fábricaban productos de ínfima calidad, sin controles algunos y  que luego nos vendían .
Todos, muy exquisitos, venían a poner de relieve la" inmoralidad" que supone que nuestros dirigentes reciban al representante de ese "régimen tan abominable".
Confundir un régimen autoritario con una tiranía es un error que no sé si por ignorancia , interés o una combinación de ambas, se usa mucho en los medios periodísticos. También, confundir a los gobiernos con los estados y a éstos con los habitantes que los pueblan  es otro error también muy extendido.
Este programa era paradigmático de esto que digo. Lo peor y lo que me puso "de los nervios" fueron los  "sms" de los espectadores:
....
"la culpa la tienen los imbéciles que entran en esas tiendas de chinos"
 "los chinos son los nuevos judíos del mundo en el siglo XXI"
"nos están invadiendo"
 "y pensar que antes pedía por los chinitos para el Domund, y míralos ahora"
"chinitos, musulmanitos, zapateritos,.."
"los chinos no pagan impuestos durante cinco años"
"no he visto a ningún chino morirse en España"
 "en mi barrio están comprando todas las tiendas",
 "aquí en Canarias hay más chinos que en China"
"Muchas tiendas de zapatos y juguetes cierran por culpa de los chinos"
 "la industria textil se la han cargado los chinos"
...
Uno de los tertulianos, Miguel Ángel Rodríguez, muy atento a los "sms" "aclaró" que "no eran cinco los años que estaban los chinos sin pagar impuestos, sino tres..."
En fin , para echarse a llorar.
No pude más y apagué la televisión con el firme propósito de no volver a ver más ese programa.
Se me olvidaba decir el nombre : "El gato al agua"en  Intereconomía TV.

No hay duda , la intolerancia , los prejuicios y el miedo más destructivos se ceban con los más ignorantes. Me acordé del programa Redes y del estupendo análisis que de los prejuicios se hacía y de su frase final:



"Si no sabes quien es el otro, le temerás, si lo conoces verás que entre él y tú hay muchas semenjanzas"


                           Lo dicho ¡Feliz Año 2011! Tengamos esperanza a pesar de todo.
Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •