18.5.14

... mas las cosas cambian, los astros giran...


Después de dormir cientos de miles de millones de años, abrimos los ojos un día  a una brevísima vida, siendo entonces conscientes de nuestra existencia  y de todo lo que nos rodea. Sabemos que vivir es gozar y a la vez sufrir. Cuando dejamos de vivir y mientras los que nos conocieron aún nos recuerdan,  de alguna manera seguimos con nuestra existencia en la memoria de nuestros seres queridos y de nuestros amigos. Pero al final, también  todo acaba para nosotros y también para los que nos conocieron  ante la indiferencia de ese cosmos infinito de espacio y tiempo del que formamos parte. Aprovechemos esa nuestra chispa de vida en el tiempo cósmico. 




"El pabellón del Príncipe Teng"

El alto pabellón del príncipe 
se yergue a la orilla del río.
Ya no suenan las campanillas de su carroza,
ni los adornos de jade de sus bailarinas.
Al alba, a los biombos de pintura vuelan
nubes brumosas de los ríos del sur.
De noche, las cortinas de perla envuelven
las lluvias de las montañas del oeste.
Nubes ociosas fluctúan en el agua,
tan encantadoras,
como en otras épocas.
Mas las cosas cambian, los astros giran.
¡Cuántos otoños han transcurrido!
Y ahora, ¿dónde está el dueño del pabellón?
Sólo queda, al lado de la cerca,
el Yangtsé, que corre indiferente.


                           Wang Bo (Dinastía Tang)

9.2.14

Poesía- 诗


La poesía es la expresión de los sentimientos humanos  y como la vida misma contiene en sí la belleza y la tristeza a la vez. Conceptos contrarios que a veces se mezclan de manera un tanto perturbadora.

Llueve ahí fuera.
El viento balancea las ramas y finas cortinas de lluvia crean diminutos  riachuelos en el suelo que corren calle abajo.
Contemplo las primeras yemas de mi ciruelo,  envueltas en gruesas gotas  que  adornan el árbol y que temblando levemente van  desapareciendo y apareciendo  una tras otra.
Una pareja de golondrinas es arrastrada por el fuerte viento que escucho rugir y cuyo sonido se cuela por  la chimenea del salón.




Un día hermoso y a la vez triste. Negros pensamientos, como esas nubes veloces surgen en mi interior. Como el  agua que resbala por las aún desnudas ramas del árbol,  la vida, nos abraza y  nos envuelve con su belleza y a la vez  con su tristeza pero lo hace  de un modo breve, intenso, pero breve.
 Los pensamientos de gozo y pena  no deben estancarse  y como las gotas de este día de lluvia, fluir  y fluir.

2.2.14

Tyrus Wong



La pintura que ilustra esta entrada (y que me sirve para desearos a todos un muy  Feliz Año del Caballo recién estrenado) es obra de Tyrus Wong, artista norteamericano de origen chino de 103 años que ha sido objeto de un documental en el que se pretende contar la sorprendente vida  de un artista que se sale del destino al que se veían abocados todos los no blancos en las primeras décadas del siglo XX en los Estados Unidos.






Me ha llamado la atención que desde su jubilación hace  nada menos que ¡cuarenta y cinco años! se dedica a diseñar, construir  y pintar cometas que vuela cada sábado en las playas de Santa Mónica.




"tomar la vida día a día, levantarse por la mañana y ver el sol ..." Toda una filosofía de vida, de una vida rica e intensa de una persona singular.



Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •