26.1.08

de localismos y globalismos


Estoy en las primeras páginas de la lectura de "La inmigración china en España", de Gladys Nieto y lo cierto es que me está gustando "el tono" de este estudio sobre los chinos en nuestro país, su origen, nivel de integración, relaciones con el país de origen, etc.
Contribuir a deshacer leyendas urbanas, tópicos y estereotipos sobre los chinos que viven en España es siempre de agradecer. Lo fácil , lo que "vende" más es ahondar en esas ideas del imaginario de la gente corriente que ve a los chinos como un pueblo misterioso y cerrado con escasa o nula relación con el resto de los españoles. La autora de este estudio, se acerca de un modo respetuoso a esta , rica en matices, comunidad de inmigrantes que en la última década ha tenido en crecimiento exponencial, colocando a España entre los países de Europa que en la actualidad más inmigrantes de origen chino recibe .
Leyendo este libro, reflexiono sobre la identidad, el origen de cada cual, el sentimiento de pertenencia a una patria, ... El libro dedica un capítulo al nacionalismo chino y esto me lleva a pensar en nuestros propios nacionalismos. Si algo nos caracteriza a los españoles es el hablar mal de nosotros mismo como país y el despreciar al otro ya sea porque se sienta español, o porque no se sienta. El respeto civilizado al otro, la búsqueda de lo que nos une, el enriquecimiento por la incorporación a lo nuestro de lo distinto,... debería ser nuestra guía para la convivencia en este pequeño rincón de Europa. Somos pocos y nos llevamos mal y China, tan enorme, tan gigantesca, tan variada, tiene un poso común que une a los chinos de todo el planeta.
No me gusta el nacionalismo excluyente que busca restar y no sumar, que se hace la víctima pero que en el fondo desprecia a "los otros" porque se siente superior y piensa que lo suyo es lo de más valor y que quizás, en el fondo lo que tiene es miedo a mezclarse y "contaminarse" con "los otros" y así perder la identidad. Tampoco me gusta ese otro nacionalismo que busca uniformar y que desprecia los matices y que desearía eliminar lenguas y costumbres porque no se ajustan a las mayoritarias. En el fondo es lo mismo.
El sentido común y el respeto a los demás, así como el deseo sincero de incorporar a nuestra vida lo que nos gusta de los demás, sin miedos y sin complejos, debería ser lo que nos guiase en asuntos de naciones, patrias y estados.
Ya que ahora no ocurre así, de cara al futuro deberíamos educar a nuestros hijos en la búsqueda una verdadera globalización ciudadana, donde lo importante sea aprender de los demás, abrirse a ellos y no encerrarnos en nuestras propias fronteras mentales.


Cuando nos miramos el ombligo, olvidamos que a fin de cuentas todos habitamos un mismo planeta, que es "nada" en el conjunto del Cosmos y que lo que hoy nos parece tan decisivo e importante con respecto a los demás en cuanto a señas de identidad es "nada" comparado con nuestra historia común de "Homo Sapiens" que un día inició un viaje planetario y de miles de años desde el centro de África. Los humanos, como demuestra el estudio reciente de los marcadores genéticos, estamos emparentados y compartimos antepasados. Leí hace poco un interesante libro que desarrolla este tema (El viaje del hombre, una odisea genética) y que ha reforzado en mí la idea de debemos ser cada vez más "globalistas" y menos "localistas".

20.1.08

Un par de libros


Los dos ultimos libros que han caído en mis manos han sido :
"Un chino en bicicleta", de Ariel Magnus, y "La nieta del señor Linh", de Philippe Claudel.

Del primero de ellos me llamó la atención el título que leí al ojear las novedades en la biblioteca pública de mi ciudad. Lo saqué y comencé a leerlo con interés, pero pronto empecé a perder éste cuando una y otra vez surgían los típicos tópicos sobre los chinos. En una referencia que podéis leer >>> aquí<<< se dice de él que es un libro divertido, pero yo, francamente no le he visto la gracia, quizás sea en la segunda mitad del libro, puesto que confieso que no lo he terminado.


Con el otro libro, "La nieta del señor Linh", pasó que me fijé en él al ver su portada en el escaparate de una librería. Lo compré y me lo leí un dos tardes (es muy cortito) Éste sí me ha gustado. En muy poético y te hace reflexionar. Quizás la única pega que le pongo es el tono, en mi modesta opinión, sensible en exceso en algunos momentos, sobre todo al final, pero no desmerece el total de este corto relato. La amistad, el recuerdo, el amor , el choque cultural,..., todo eso en 126 páginas.

(Por fín parece que tengo tiempo para dedicar a este blog y a leer las páginas y blogs amigos. Por distintas circunstancias he estado un pelín ocupado las últimas semanas. Parece que este período ya toca a su fin)

3.1.08

True North


He tenido la oportunidad de ver True North. Esta sobrecogedora película nos cuenta con una extraordinaria fuerza expresiva el drama de la inmigración clandestina. Unos pescadores escoceses con muchos apuros económicos se ven tentados a ganar un dinero "fácil" con el transporte de un grupo de inmigrantes chinos que desean entrar en Gran Bretaña. Es una película muy dura que en algunos momentos "te deja emocionalmente hecho polvo". Esta película debería ser de obligatorio visionado para tomar conciencia del drama de la inmigración. Para que nos demos cuenta de que tras las cifras, los números y las estadísticas de la inmigración, hay personas que sufren (a veces demasiado) y se dejan la vida en el intento en muchas ocasiones.
El director, Steve Hudson, se inspiró en la muerte por asfixia en un camión en 2001 de un grupo de personas de origen chino pretendían pasar a Gran Bretaña.


Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •