31.10.09

Un poco de perspectiva





"Observa todo lo blanco que hay en torno tuyo, pero recuerda todo lo negro que existe."
Lao Tse


Estos días de forzado "descanso" he podido apreciar que la percepción del tiempo acelerado no va tanto en el trabajo, la dedicación que a él le hacemos, la energía que nos consume y la fatiga que nos provoca, como en la rutina y el orden estricto de nuestras vidas, donde todo está programado y debe ajustarse a unos tiempos muy tasados y que dejan poco margen a relajarse sin que el reloj nos llame y nos diga "es hora de..." ,"ahora toca..."
Las dos semanas que llevo sin trabajar han pasado en un suspiro. Pensaba que la dedicación al trabajo, la energía que nos demanda nuestro quehacer laboral, era principalmente la causante de nuestra percepción acelerada del tiempo, y no es así. Es la rutina, la monotonía en nuestras vidas lo que "mata" el tiempo.
He descansado la mente de "escuela" y he podido apreciar, aquí en casa, tranquilo, sin presión, sin grandes obligaciones , sólo pequeñas tareas, que el tiempo también pasa muy deprisa. Las cinco horas de colegio se van en un suspiro y cuando acuerdo debo salir pitando a recoger a las niñas. Este tiempo de baja forzada me está sirviendo para ver más en la distancia, con otra perspectiva, mi trabajo de maestro. Noto que los "grandes" problemas a los que a diario me enfrento habitualmente en mi labor, "no lo son tanto". A fuerza de "estar metido en ellos" perdemos la perspectiva, el valor y la trascendencia que tienen nuestras actuaciones.
Ya me resta poco tiempo de este "descanso" y he de reconocer que para "mi cabeza" me está viniendo muy bien.

La educación y formación de nuestros alumnos se sustenta en cuatro pilares: la familia, el sistema educativo, los profesores y ellos mismos .
Muchas veces, en el día a día, inmerso una semana tras otra en la tarea de formar a los chavales me olvido de que soy sólo una parte, importante, decisiva y trascendente, pero no la única. Olvido que en ocasiones, los otros tres elementos (familia, sistema y alumnado) no cumplen como deberían , trasvasan responsabilidades y se presionan unos a otros. A veces incluso actúan a la contra entre sí, provocando desconfianza, que a veces se plasma en la desautorización también sobre el profesorado y su trabajo. Los intereses de la Administración , no siempre coincidentes con los de la educación, llevan a una burocracia y control administrativo inútiles, sin voluntad de ataja los problemas a fondo, a planes propagandísticos que sólo buscan sustentar el sistema, sin importar que este perpetúe la mediocridad. Me olvido con frecuencia de la carencia de autoridad paterna, lo que trae como resultado la desautorización, la falta de transmisión de valores como el esfuerzo, la satisfacción del trabajo bien hecho, la empatía, el civismo y el desdén, cuando no la complacencia con las actitudes contrarias a la convivencia y la armonía que debe reinar en el aula..
Tantas cosas no dependen de mi...


He tenido la suerte de ver estos días una serie de reportajes de la BBC (Chinese School) sobre el sistema educativo chino. Son cinco horas de seguimiento a alumnos de tres centros (primaria, secundaria y bachillerato) de una pequeña ciudad del interior de China.
En un tono amable, sin concesiones al "sistema", pero también sin prejuicios, se analiza la situación de estos centros , su día a día, sus objetivos y expectativas, sus carencias y sus logros.
Me produce envidia el consenso que entre los chinos hay (familias, autoridades, profesores y alumnos) de ver la escuela como la oportunidad de progresar, no sólo individualmente , sino como país y de como trabajan para ello reforzando valores que aquí estamos minusvalorando,
olvidando en ocasiones y despreciando a veces. Valores como el respeto obligado y el aprecio hacia sus profesores y sus compañeros y el esfuerzo personal de superación están dando sus frutos, y a pesar de las carencias y defectos (también los hay, por supuesto, por ejemplo la competitividad y la presión excesivas que se sufre al final de la etapa educativa, ante el temido examen de acceso a la universidad...)

En fin, me doy cuenta desde aquí, desde casa , mientras mis compañeros trabajan y a los que me uniré en breve, que en mi parcela , en mi responsabilidad debo continuar con la labor e ilusión que durante todos estos años he desempeñado sin dejarme ahogar por los problemas que como decía al principio, no lo son tanto visto desde fuera, al menos en lo que atañe a mi responsabilidad. Creo que así no "me quemaré" y podré rendir el mejor servicio a mis alumnos y a mi mismo.


"La manera de hacer es ser."
Lao Tse

2 comentarios:

  1. La sociedad que lo rodean también es importante. Porque es allí donde también aprende después de salir de las clases.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto Kuo. La escuela y la familia, en cierto modo, somos el contrapeso.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •