10.10.09

Najat y la identidad



He escuchado en varias ocasiones en la radio a Najat el Hachmi (tertuliana ocasional de Julia en La Onda, de Onda Cero) hablando de los temas más variopintos. Trasmite sus ideas de manera que dejan traslucir que ella es a una mujer inteligente , joven muy de su tiempo y de la sociedad en la que vive y con criterio propio.

Me hizo gracia el primer día en que coincidió con Sánchez Dragó, también tertuliano, en el citado programa de radio. Éste no la conocía y al presentársela, dijo Julia Otero que era escritora . Le faltó tiempo a Sánchez Dragó para entender que era “escritora marroquí, ...con ese nombre...”. Najat le contestó que ella era de Vic, donde había vivido desde los ocho años.

Esta mujer que reivindica su identidad de joven, mujer, catalana, de Vic, vecina de Granollers, licenciada universitaria, escritora, y nacida en Nador , Marruecos, escribió el ensayo «Jo també sóc catalana» donde intenta hacer ver a la sociedad la normalidad de lo que representa: una mujer educada en la cultura catalana, la de su entorno de Vic, con raíces y origen en el Marruecos bereber. Reivindica el respeto por lo que ella es, sin que ello suponga rechazar su procedencia, la de su familia y su origen , con todo lo que significa, y que asume con la naturalidad.

Leí su libro “El último patriarca” (lo recomiendo, aunque algunos pasajes son duros, de una violencia que, por desarrollarse en el contexto íntimo, silencioso de la familia los hacen más espeluznantes ) donde, entre muchas otras cosas la joven hija lucha por ser como sus compañeras de instituto, por ser lo que siente, una joven más, simplemente.


En esta actitud de Najat, ante “la sociedad” , “su sociedad”, en estos sentimientos, siempre he visto un paralelismo con lo que nuestras hijas puedan sentir en el futuro. Nuestras hijas son españolas, pero sus rasgos, como en Najat su nombre y su tez morena, delatan otro origen que los demás, en muchas ocasiones se empeñan en colocar de filtro para todo lo demás.


Nuestras hijas nos han expresado en varias ocasiones su fastidio por ser en muchas ocasiones vistas como “chinas” (idioma, costumbres,...) exclusivamente. Ellas sienten con orgullo su origen, pero detectan que los demás , en gran número de ocasiones , ven en ellas a unas chinas sin más. Les molesta que desconocidos y algún que otro conocido no capten, no entienda lo que para nosotros es normal y vivimos con naturalidad, es decir, lo que supone haber nacido de otra familia y haber formado la nuestra mediante adopción ; respetar y apreciar el origen y vivir y desarrollarse en un entorno que es y sentimos nuestro, como es y sienten suyo su origen, aunque no hablemos la lengua de China ni vivamos las costumbres de su maravilloso país de nacimiento.

En otras ocasiones he hablado de la identidad en nuestras hijas y lo que significa sentirse igual a los que te rodean y ser vista de modo diferente, el de ser señalas.

Saben por experiencia lo fácil que es echar mano del “¡china! “como insulto por parte de compañeros de clase. Recientemente nuestra hija pequeña nos contó como no pudo reprimir el llanto cuando una compañera de clase , a la que conoce desde los tres años, la llamó a modo de insulto “china, cara de hoja.”

Nuestra hija mayor, como también ha sido objeto del apelativo de “china” como insulto , por experiencia, por ser mayor y por haber reflexionado sobre el tema , alecciona a su hermana diciéndole: “ X, es tonta. No sabe que ser china es algo normal, como ser de Córdoba. Menudo insulto. Es una ignorante”

No obstante, nuestra hija mayor teme , así nos lo ha dicho, la hora de ir al instituto (será el año próximo) Al temor que todos los chicos sienten por ese lugar , esa situación nueva, nuestra hija une sus rasgos distintos. Teme ser objeto excesivo de atención por su rostro , por sus ojos.

Es un temor que yo también tengo, puesto que ahora comienza la etapa más difícil de su desarrollo.

Ahora entra en la adolescencia y construye su identidad. Espero saber estar a la altura de las circunstancias y saber manejar los conflictos que surjan del mejor modo posible.



6 comentarios:

  1. Eduardo Cabrera9:16 a. m.

    Estimado José Luís, comparto tu desazón (aunque me faltan 3 años) y confío en que todo irá bien en general, aunque algunas veces algo en particular vaya regular o mal.

    En mi opinión, sólo la educación en valores puede servir de ancla ante lo que comentas. Hablo de valores reales y absolutos, no ideológicos: cultura del esfuerzo y justa recompensa, entrega desinteresada a los demás, ausencia de prejuicios, disciplina para el trabajo, rigor para la exigencia, amor por las cosas bien hechas, empatía con quien es más débil en algún aspecto, perseverancia, alegría como motor y estímulo, objetivos e ideales de altura mayor que terminar los estudios echarse novio o llegar a fin de mes, etc etc etc

    Con esos valores, asimilados en la familia, se puede navegar y cuando haya tormenta, echar el ancla en ellos sabiendo que el barco no será hundido ni arrastrado, y esperar que pase el temporal. O eso creo yo.

    Te ruego que no dejes de compartir en tu blog esta clase de experiencias para que los demás podamos beneficiarnos de ellas. Por supuesto, yo ofrezco lo que de interés para los demás pueda tener.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. Esto es un sabor amargo que ha sucedido a todos, de toda las razas. Lo más llamativo supongo que es el insulto de un blanco a un negro, o lo contrario causando que la sociedad pierda el respecto de unos a otros.

    La pena es que lo que ocurre en la sociedad es algo que no lo podemos cambiar.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jose Luis, me preocupa la adolescencia de nuestra hija desde antes de que llegara a nosotros. Intentamos prepararla a ella a la vez que nos vamos preparando nosotros. Así que, te agradezco mucho que hables de tu experiencia con tus niñas, porque nos sirve de referente.
    Mucha suerte, los conflictos son inevitalbles, pero estoy segura de que todo irá bien porque sabreis manejarlos de la mejor manera, JUNTOS.
    Un saludo,
    Lola

    ResponderEliminar
  4. José Luis,

    Gracias por compartir estas experiencias.

    Hace poco estaba hablando con un jóven chino de nuestro pueblo y me contó como le habían tratado en el instituto del pueblo. Me dió tanta pena... Fue difícil aceptar que los jovenes podrían tratarle así. Al final dejó el instito y que yo sepa, ha vuelto a China.

    He leído tantas veces las mismas quejas de tus hijos, que al salir de casa la sociedad les tacha de Chinos (o coreanos o afro-americanos) y no se sienten identifados con esa etiqueta porque han sido criados en el seno de una familia de otra raza.

    Llega un momento en que se dan cuenta de que sus padres gozan de unos privelegios por pertencer al grupo mayoritario y que estos privelegios no se pueden conceder directamente a los hijos... Es difícil.

    Pero, creo que puede llegar a ser uno de esos "malos oportunos" de los que he hablado en mi blog. Tenemos que ayudarles a ver lo que su sufrimiento les aporta.

    A mis hijas mayores todos las llaman "americanas" y aúnque la cultura american disfruta de algún especie de prestigio entre los niños en edades escolares no les han gustado nada a mis hijos sentirse diferentes. Incluso las he visto sufrir porque los niños son capaces de utilizar cualquier diferencia en contra de otro compañero. Pero a lo largo, he visto como esto les ha ido creando un especie de madurez y mentalidad abierta que no tienen la mayoría de sus compañeros.

    Así que cuando una compañera de la mayor - en segundo de la ESO - dijo que no le gustaban a los Chinos - mi hija no sólo la tachaba de ignorante (cuando hablaba conmigo) sino que pasó una semana intentando razonar con la otra para que viera la insostenibilidad de esta postura hoy en día (Ha salido a su madre ¿ej? :)

    Bueno, pues confio en que tus hijas también disfrutarán del lado bueno de estas dificultades porque tienen la suerte de tener un padre que se preocupa por hablar con ellos.

    Un abrazo,

    Brenda
    www.adopcionpordentro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Eduardo, Lola, Brenda, vuestra fidelidad en el seguimiento y vuestra participación con comentarios en este blog lo enriquecen siempre y lo aprecio mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Kuo por tu comentario, espero que haya más en el futuro y que seas un asiduo de este humilde blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •