28.8.07

Padres e Hijas





Es sabido que los chinos no son muy dados a las muestras de afecto, sobre todo en público. A los anglosajones les pasa un poco de lo mismo. He leído este verano "Viento del Sur" , novela autobiográfica de Ian Gibson y en ella el protagonista, educado en una familia protestante metodista se sorprende y envidia en cierta forma la manera de relacionarse de las familias de cultura católica, especialmente de las familias españolas, donde las muestras de afecto en público son constantes y muy abiertas. Los españoles somos muy tocones y besucones y los besos, abrazos y achuchones varios son de lo más corriente. Me viene todo esto a la cabeza ahora como consecuencia de la lectura de los comentarios hechos en algunas páginas de Estados Unidos a propósito del trabajo de un fotógrafo que muestra niñas chinas con sus padres adoptivos. ¿Es la diferencia cultural tan grande que donde yo sólo veo padres e hijas retratados con más o menos fortuna otros ven más cosas? Estoy un poco sorprendido y confundido. ¿Será que soy muy ingenuo? He sabido de la existencia de estas fotos a traves de la web Adopted, the Movie. Algunas de las fotografías, en mi opinión, no son muy buenas y si lo que el artista quiere transmitir es el afecto entre hijas y padres no lo consigue en absoluto. En los propósitos del porqué de la serie el fotógrafo habla de algo así como si esa inocencia que estas niñas muestran se mantendrá conforme vayan madurando... Por la forma en que el fotógrafo hace posar a los padres e hijas; la rigidez corporal en algunos casos; el entorno; la expresión de los rostros, etc , me da la impresión que sabiendo la reacción que en ambientes ajenos a la adopción y en algunas personas con prejuicios podrían tener estas fotos, utiliza a estas familias con unos objetivos no del todo diáfanos y se sirve de ellas para provocar una reacción, que creo aquí en España no sería la misma, por lo que he apuntado al principio. De todos modos, las fotos, sabiendo el contexto (padres e hijas) no son en mi opinión en absoluto ofensivas , ni molestas ( a lo mejor yo soy excesivamente inocente) como a muchos norteamericanos les resultan. No me molesta ni perturba en absoluto ver a unos padres con sus hijas posando con más o menos fortuna en unas fotos no muy buenas en mi modesta opinión. Las cosas nunca hay que sacarlas de quicio. Pienso que pensarían todas estas personas que en exceso de escandalizan si nos viesen a toda la familia, un domingo cualquiera por la mañana, en la cama, riéndonos y haciéndonos cosquillas, o cuando abrazamos y besamos a nuestras hijas cada día. Ignoro si los anglosajones hacen algo parecido pero me sorprende mucho la reacción de escándalo, poco menos que de apología de pedofilia, por unas fotos que , a mí particularmente no me gustan pero que no van más allá.

27.8.07

The Sun Also Rises


En los últimos quince años no hay festival internacional de cine que se precie que no lleve a concurso en alguna de sus secciones una película "Made in China". Es una lástima que muchas de estas películas no lleguen a nuestras carteleras, o si lo hacen es con un notable retraso como es el caso de Still Life, que ahora es estrenada en España cuando su presentación internacional fue hace ahora un año en el Festival de Venecia de 2006, donde ganó el León de Oro.
Ahora se presenta también en Venecia la tercera película como director del, quizás, más conocido actor chino: Jiang Wen.

La película tiene como título internacional "The Sun Also Rises". Desconozco como será, pero es indudable que estéticamente, nada más ver los "trailers" y fotografías , debe ser una gozada. Parece ser que cuenta la historia de una mujer, protagonizada por la elegante actriz Joan Chen a lo largo de casi medio siglo, desde 1950 a 1990.


Veremos que tal le va en proximo festival veneciano y cuándo la podremos ver en nuestras salas.

(como continuación del último "post" diré que he visto la versión cinematografica de Pabellón de Mujeres y aunque la película no está mal, no tiene nada que ver con la novela de Pearl Buck)

18.8.07

Pabellón de Mujeres



Acabo de terminar la lectura de este estupendo libro.
La señora Wu, la protagonista, es una bella e inteligente mujer que al cumplir los cuarenta años decide buscar una concubina para su marido. Comienza de esta manera este apasionante novela que te atrapa desde la primera página hasta el final. Es un drama romántico donde las costumbres de la antigua China colisionan con nuevos tiempos y es el retrato de personajes que interaccionan en armonía o sin ella en la gran comunidad que es la mansión de los Wu.
Esta decisión sorprendente de la señora Wu encierra un inconfesado deseo de ser libre, de abandonar las "obligaciones carnales" de un esposo al que no ama y buscar su propio camino sin dejar las obligaciones que su condición de Primera esposa le demanda la sociedad según la tradición.
La decisión provocará un desequilibrio en la gran casa de los Wu.
La señora Wu conoce al padre André, un jesuita del que secretamente se enamora y del que aprenderá el camino correcto en las relaciones sociales de la familia que no es otro que el del respeto de la libertad individual. La novela esá llena de situaciones y matices que te hacen reflexionar y no puede menos que recomendar su lectura encarecidamente.
No os defraudará.

Existe una adaptación cinematográfica del año 2001 que pone rostro a los personajes de la novela y que fue la primera co-producción de China con Estados Unidos. Será esto lo próximo que vea, pero sospecho que en poco se parecerá a la novela y que me defraudará como suele ocurrir con casi todas las novelas que una vez leídas uno ve posteriormente su adaptación cinematográfica, donde lo imaginado y la riqueza de matices que uno descubre en las páginas del libro desaparecen o cambian. Ya os contaré.

13.8.07

Recuerdos en el constante fluir de la vida

Ya estamos en casa otra vez. Cuando uno viaja y deja atrás la rutina y los espacios que le son tan familiares, el tiempo parece que se estira. Los momentos , los instantes , se hacen más anchos y quedan en el recuerdo para siempre. Cuando uno sale de casa, hay quien dice que es para siempre puesto que cuando regresas ya no eres tú, no eres el mismo que salió. Quizás sea exagerado pero algo de verdad hay. Hemos vuelto a lugares en donde habíamos estado hace años. No sólo ha cambiado el aspecto del lugar (más urbanizado todo por ejemplo) sino que hemos percibido que ya no somos los mismos que estuvimos por esos lugares. Ni mejor mejores ni perores, sino otros.



Me llega la noticia de la muertes de Bermang y Antonioni y reflexiono sobre el paso del tiempo, el recuerdo y el inexorable final que a todos nos espera y pienso en la eternidad y plenitud de lo vivido. Ante la incertidundre (por definición) del futuro tenemos lo que cada día experimentamos y en ello los recuerdos tan personales y vivos en cada uno de nosotros.
¿Qué recordarán nuestras hijas de este feliz verano, en la montaña, con paseos por bosques y baños en aguas heladas en plena naturaleza?



Michelangelo Antonioni realizó unos reportajes sobre China en plena Revolución Cultural. Se tituló "Chung Kuo, Cina". Fue un encargo del gobierno chino y que una vez terminado, éste rechazó con indignación y no permitió su exhibición en el país. Sólo hace un par de años fue proyectado en Pekín recibiendo una calurosa acogida.



Ayer vi la primera parte (dedicada a Pekín) y contemplando esa China que ya no existe he pensado en mí, de niño, en aquellos años en la España de los últimos años del franquismo y me han venido muchos recuerdos. En el documental aparecen niños con la edad que yo tenía por entonces, son mis coetáneos. ¡Cuánto hemos cambiado!

El documental es muy interesante y aunque está en italiano (o precisamente por eso) se entiende bastante bien. Las tres partes del documental las podéis descargar de OpenChina.com :

Chung Kuo 1 ( http://openchina.com.es/)
Chung Kuo 2 (http://openchina.com.es/)
Chung Kuo 3 ( http://openchina.com.es/)
Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •