4.2.07

Viva la mezcla

Hoy, después de la tristeza que me producen las noticias de enfrentamiento, crispación, insultos y descalificaciones que parece que se van instalando en la política, y por extensión en la sociedad española; una entrevista a Sergio Fajardo, alcalde de Medellín, me ha reconfortado con los políticos. Un "político del siglo XXI", como él se denomina, me ha llenado de esperanza. Por contraste con los nuestros, este hombre que entiende la política como servicio al ciudadano, se ha puesto a trabajar para mejorar la vida de sus compatriotas. Me ha gustado la frase de "vamos a dejar de quejarnos y ponernos a trabajar" ante la pregunta de como pesa la leyenda negra de Medellín, ciudad de narcotráfico, violencia y corrupción.
En la Aldea Global en que se convierte este mundo, aprendamos del ejemplo de otros. El mundo es muy rico en material humano y debemos aprovecharnos de lo bueno que otros poseen.
Mis hijas, por el hecho de haber nacido en China, con todo lo que eso implica, me han abierto los ojos al mundo y me han hecho ver lo bueno que en todos los rincones del planeta hay (también lo hay malo, claro) y sobre todo me han dado la oportunidad de ver que siempre es mejor sumar y añadir, que restar y separar. Que es mejor el diálogo que el enfrentamiento y que para arreglar las cosas siempre es bueno ponerse en la piel del otro, tener coraje, imaginación y paciencia y dialogar. Las palabras no matan y pueden hacer mucho bien, incluso pueden hacernos ver las cosas de otro modo y llegar a comprender. Lo contrario a entenderse es el desecuentro, de ahí se pasa al aislamiento y más tarde se desemboca en el enfrentamiento. El antídoto frente al racismo, al nacionalismo extremo, la intolerancia religiosa o ideológica está en la mezcla y en ver el mundo como un lugar común donde todos aprendemos de todos. Hoy he aprendido algo de un colombiano.
Para terminar, me gustaría que vieseis y escuchaseis este par de videos de unos compatriotas del alcalde de Medellín (se llaman China Mandarina Band) y que nos pueden servir para echar una sonrisa, pasar un momento relajados y para pensar entre tanto que la mezcla, la suma, la unión y el mestizaje es el futuro.


5 comentarios:

  1. José Luís, sin dudar ni un minuto de tu sinceridad, lo que propones es un brindis al sol. Cualquier persona de bien o al menos razonable subscribiría lo que dices, pero te pondré un ejemplo: a veces habrás de negarle algo a tus hijas, habrás de reprenderlas incluso puede que castigarlas. A veces, porque no pueden, no saben o no quieren, debes actuar frente a una situación donde el entendimiento, el diálogo y la comprensión mutua no es posible al completo. En esos casos, también has de actuar.

    Y si ya hablamos de situaciones críticas, entonces sí que no vale el buenismo del brindis anterior: hay que encontrar soluciones.

    No pretendo debatir con esto, ni dejar de apoyar la postura tendente al encuentro que proclamas, pero me parece demasiado ingenua.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. El problema Eduardo está en que muchas personas que se supone razonables actuan con total cerrazón, a veces con mucho odio anteponiendo su idea de las cosas sin ni siquiera contemplar otra diferente, sin escuchar al oponente político, descalificándole sin más y no admitiendo lo que está bien cuando se hace bien ni reconociendo lo que está mal cuando se hace mal. Por supuesto que hay cosas que no se solucionan con diálogo, a eso no me refiero. Hay ciertas cosas en las que no hay que ser transigente y ser firme. Está claro que hay que afear conductas e incluso llegar al castigo en el caso de los niños, cada cual en su sitio, los padres son los padres y los niños los niños, pero en política yo ya estoy harto de los que nunca reconocen errores, de los que nunca valoran lo que de bueno hacen otros, de los que descalifican al contrario sólo por que es de otro partido y de los que desvían la atención de lo que de verdad es importante para la vida de las personas pero nunca aportan ideas constructicvas. De los que se colocan las gafas de su ideología punto por punto y son siempre inflexibles.
    ¿Es necesario tocar fondo, como en Medellín, para que alguien se decida a arreglar las cosas de otra manera más razonable?
    Políticos como Nelson Mandela, capaces de hablar y llegar a acuerdos sin renuciar a sus principios con los odiosos Africaners, son para mi ejemplo de diálogo . A ese tipo de político me refiero. Cada cual en su escala.

    Saludos y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Hola ¿cómo están? quería invitarlos a mi blog http://chinoparaespanoles.blogspot.com

    Y mandarles un saludo cordial

    ResponderEliminar
  4. estoy de acuerdo contigo jose luis , los grandes politicos como tu ha dicho el mendela, el ghandi etc deberia de servir de ejemplo para los politiquillos de hoy en dia ,
    un saludoss

    www.oktomanota.com

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo en que pueden existir y existen otras formas de hacer política distintas a las que habitualmente vemos.No se trata de pasar por alto aquellas lacras sociales que hay que erradicar pero, siguiendo el ejemplo de Eduardo, hay cosas que yo no consentiré a mi hijo, ahora bien, puedo castigarle, imponerle o por el contrario puedo intentar persuadirle.Todos los gobiernos intentan mejorar sus países, pero les diferencia la forma, veáse un estado democrático y un régimen dictatorial.En resumen, y aunque sea mucho simplificar, como dirían las abuelas: "Se cazan más moscas con miel que con vinagre".

    ResponderEliminar

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •