4.2.12

MEDITACIÓN MELANCÓLICA




Con los ojos angustiados,
contemplo la escarcha.
En medio de la ciudad congelada
florecen crisantemos seductores.
El viento cae del cielo y quiebra
las ramas de los sauces llorones.
Las tristes notas de una flauta
me arrancan lágrimas.

El agua tranquila refleja
 sombríos y rectos pabellones.
Con el sol de poniente
se tornan obscuros los montes.
Las aves ya han vuelto a sus nidos.
Sólo oigo agudos lamentos
de los cuervos trasnochadores

Du Fu (s. VIII)



Si la semana pasada expresaba mi perplejidad por la deriva política, social y económica de nuestro país, ahora deseo transmitir mi desánimo más absoluto ante la falta de esperanza en que los asuntos que más nos preocupan empiecen a resolverse. Si la luz al final del tunel se aleja ¿Qué podemos hacer?

Siento mucho decirlo, pero cada vez más constato la profunda diferencia que nuestro pueblo tiene con el resto del llamado "entorno europeo" y que nos ajeja cual balsa que se desprende de su amarre y se desliza lenta, pero irremediablemente, con todos dentro hacia la catarata que nos disgregará y hará que los que en ella vamos acabemos, ahogados unos, y los afortunados que se salven, lo harán tras una profunda lucha, solos y en otro lugar.

Casi treinta años llevo levantándome todos los días para ir a trabajar a mi escuela  con el mayor ánimo posible, intentando cumplir lo mejor que sé con mi deber.
Siempre me he entregado al máximo e intentado aprender de mis errores y perfeccionar mi manera de trabajar.
Atento siempre al tiempo que me ha tocado vivir,  me he preocupado por reciclar mis conocimientos y ponerme al día ante los desafíos tanto de tecnología como de actitud ante las exigencias de la sociedad y seguir transmitiendo ilusión por el conocimento, curiosidad por lo novedoso y herramientas para el aprendizaje que nunca termina, así como coraje para sobreponerse a los obstáculos y poner en marcha la creatividad personal.
Cada año, cada curso escolar, tras el necesario descanso, he retomado el trabajo como si fuese el primero. Como si cada curso fuese el primero de mi carrera y las ilusiones fuesen las que dominasen a otros sentimientos.
Durante casi treinta años apenas he faltado a mi trabajo. La salud siempre me ha acompañado y espero que así sea durante muchos años más,  aunque ahora lo que siento, y cada vez más es : cansancio. Noto que la fuerza, la energía,  me abandona cada vez más pronto y necesito el descanso con más frecuencia que antes  para mantener el nivel que me he auto exigido toda mi vida.
Por todo esto, siento con tristeza que los tiempos que se avecinan, en mi trabajo, como en tantos otros ámbitos, serán muy duros y no sé si estaré a la altura de los retos que se me plantearán.

Ayer, la lectura de un titular de prensa (uno más), más allá de la indignación, lo que me produjo fue tristeza.

"La Xunta dejará de pagar los 21 primeros días de baja de un funcionario"

 Sucede actualmente en Madrid, va a ocurrir en Galicia y mucho me temo que pronto será en toda España.  Nuestros políticos, incapaces o sin voluntad de combatir el fraude y necesitando dinero, toman injustas medidas como esta. Es un gran retroceso y la confirmación de la estrategia de desmontar todos los avances sociales.
Ahora que ya voy haciéndome mayor y que las "averías" empiezan a surgir, ahora que cada vez más me cuesta estar al cien por cien, ahora precisamente  que el nivel de exigencia es mayor por parte de Administración, padres y niños, ahora  precisamente dejarán de pagarme cuando tenga una baja médica.
Tras la indignación me sobrevino una gran tristeza  cuando leí algunos comentarios a esa noticia, que como siempre ocurre, vuelcan su resentimiento, sus frustración  en los funcionarios (metiéndonos a todos en el mismo saco)
Va a ser verdad lo que oí un a alguien en la radio:  España es un país de envidiosos e ignorantes gobernado por inútiles sinvergüenzas.  Muy exagerado e injusto, pero la verdad es que la corrupción y la tolerancia que nuestra sociedad tiene ante ella es quizás una de las claves de nuestro problemas y que nos diferencia de nuestro "entorno europeo".

Me preocupa que la sociedad que le vamos a dejar a nuestras hijas sea peor que la que nosotros recibimos de nuestros padres y parece que si nada lo remedia así va a ser.

Dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades  (yo nunca lo he hecho) y lo que pienso es que, en realidad nos han robado por encima de nuestras posibilidades.


No veo ante mí al hombre del pasado,
ni detrás al no llegado.
Pensando en lo infinito que es el universo,
derramo lágrimas, solo, en la tristeza inmerso.

Chen Ziang (s. VIII)

3 comentarios:

  1. Comparto tu melancolía, le añado dosis de rabia, y lucho contra la resignación. Hay una esperanza: el mundo ya no es lo que era. Todo va mucho más rápido y puede pasar cualquier cosa. No sabemos qué y cuando. Pero no creo que este camino hacia la vuelta al esclavismo pueda avanzar demasiado sin más. Ojalá que no. Hoy los que deciden ven que países que ayer estaban en tercer mundo, han dado pasos agigantados en el primero. Me temo que ven sólo un aspecto: que gracias a la absoluta falta de derechos de los trabajadores: China, India, Brasil etc. donde millones de personas trabajan tropecientos horas diarias por un sueldo infame y sin derechos producen enormes dosisi de riqueza de la que disfrutan unos pocos. Y quieren copiar el modelo, aplicarlo aquí. Espero no lo consigan.
    La crisis económica está destrozando también empresas que han querido aplicar sueldos dignos, horarios de conciliación familiar, falta de explotación, espacios para la responsabilidad y la creatividad personal. Directa o indirectamente nos está llevando a la ruina.
    La palabra melancolía define mi estado de ánimo. Mi mujer es profesora y la reconozco en tu descripción.
    No nos dejemos llevar por el desánimo. Todo nos pilla con cierta falta de vigor juvenil :-) pero nuestras hijas necesitan de nuestro ejemplo y de nuestra energía.

    ResponderEliminar
  2. Hola, amigo virtual...Yo hoy estoy como tú, bueno...llevo varios días como tú....y preocupada por mi futuro y el de mis hijos...Los traje de un pais lejano para darles una mejor vida...podré cumplir mi palabra con ellos? amor y felicidad no les falta...pero...y si les falta, nos falta lo demás...? Me agobian estos tiempos...como a tí...un abrazo...nos deseo lo mejor...

    ResponderEliminar
  3. Gracias Roberto y Pilar por vuestro comentario.
    Bromeaba esta semana con un compañero y le decía que estoy "muy deprimido", pero le decía que "¡ojo! es una depresión selectiva" ya que hay ratos de goce extremo y la vida te regala instante de plena felicidad ,si bien es cierto que no hay nada absoluto y para siempre ni en lo bueno ni en lo malo, ahora corren malos tiempos . Deseo y espero que resistamos y salgamos fortalecidos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •