31.10.10

Día de Difuntos




Las nubes surcan hoy el firmamento a gran velocidad impulsadas por un fuerte viento de otoño. Caprichosas formas de oeste a este pasan ante mis ojos. Unas son blancas y otras más oscuras que a buen seguro descargarán el agua que en su interior transportan quizás no muy lejos de aquí.
Nuestra vida transcurre veloz como en el firmamento lo hacen  estas efímeras  nubes esta tarde.
Pienso en nuestra existencia y en como los otoños se suceden uno tras otro, en como nuestros días transcurren en una cotidianidad  que se nos antoja será eterna, olvidándonos de que en realidad lo que es eterna es nuestra finitud. Así es, ha sido y será. Disfrutemos del instante y recordemos en estos días de difuntos de qué estamos hechos y a dónde volveremos.


Este verano, en la placidez de unos días anchos y luminosos pasamos una tarde  por  una necrópolis en Alsacia donde yacen los restos de miles de jóvenes que en la Primera Guerra Mundial dejaron su corta vida en batallas que ya nadie recuerda.  Me he acordado de todo esto en una tarde gris víspera de las jornadas en las que en el mundo se honra a los que nos precedieron como  un recordatorio de lo que nos espera para así no olvidar el goce con el que la vida nos regala cada día.




Li Bai, un maestro de sensibilidad poética, uno de los grandes de la humanidad, no los recuerda con este bello poema que termina con una frase que cada día quiero hacer mía y no olvidar jamás.
"...mañana iremos a remar con el cabello al viento..." Es lo que vale la pena.













Me abandona el pasado, para siempre perdido, 

y me punza la angustia del presente,
El otoño despide a los patos silvestres y aúlla el huracán.
Es bueno contemplarlo bebiendo desde la torre alta.
¿Dónde las grandes obras que aspiraban a la inmortalidad?
Y los grandes talentos de la época "Kien-ngan", ¿qué se hicieron?
¿Y el ilustre poeta Sie, a quien este pabellón fue consagrado?
Espíritu de alto vuelo
que ambicionó subir al cielo y que miró a la luna muy de cerca.
Cortad con vuestra espada la corriente del río: el río seguirá corriendo;
sumergid en el vino la pena: será mayor la pesadumbre.
Mañana iremos a remar con el cabello al viento.
                                                                   Li Bai

24.10.10

Chinófilos y Chinófobos



Chinófilos y Chinófobos...

No hace falta ser muy listo para saber con qué grupo me identifico (seguro que como la mayoría de vosotros, amables lectores) aunque me inquieta comprobar como China cada vez es vista con más recelo por muchas personas. Los chinófobos son cada vez más y eso nos obliga a los que amamos a este país a hacer pedagogía de un modo permanente.

Leí este verano "El Chino", de Henning Mankel. Vi el título en un centro comercial justo antes de partir de viaje, y sin referencias, sin saber nada de él ni de su autor, lo compré y comencé a leerlo. El libro me atrapó al principio. La intriga está muy bien dosificada y además el relato se vuelve muy interesante cuando empieza a contar las peripecias de unos hermanos chinos que en el siglo XIX fueron llevados a los Estados Unidos como esclavos para trabajar en la construcción del ferrocarril (un hecho real este , el de culíes trabajando para la Union Pacific que yo desconocía) Empecé a devorar páginas, pero ya mediado el libro te das cuenta que las tintas empiezan a cargarse el los tópicos de siempre sobre los chinos (que no voy a repetir) y la decepción comienza a aparecer. La trama se vuelve además inverosímil y algunas cosas comienzan a chirriarme demasiado. Esta vez no abandono la lectura como tantas veces hago y sigo hasta el final, comprobando , ya sin duda alguna, como Mankel puede ser encuadrado en el grupo de los chinófobos. En esta referencia en La Vanguardia podéis comprobar a qué me refiero y haceros una idea de la novela.

¡Ay, los chinófobos...! El otro día escuché una frase al vuelo en boca de un ancianito que paseaba pacíficamente con la que supongo era su esposa y un perrito. Al pasar por un flamante bazar regentado por chinos recién inagurado dice: " ¡... tenían que ser chinos... cómo si no hubiese españoles...!"

El local está en un enorme bloque terminado hace poco, donde por ahora no vive nadie y que creo que, dadas las circunstancias económicas actuales, mucho tardará en llenarse. Parece que los primeros valientes que se atreven a invertir en este lugar y a ocupar el primer local son una familia china. Durante semanas han estado preparándose y ahora lo inauguran. En pocos días se llenará de gente. Algunos seguro que, como este señor que antes he citado, critican a los chinos y la calidad de los productos que venden pero no se resisten a entrar y comprar. Pienso en la familia que ha montado este negocio y en que van a ser los primeros que van a dar vida a este bloque tan grande repleto de pisos con las persianas echadas. Da que pensar que en este edificio, paradigma de la burbuja inmobiliaria, sean unos chinos los que empiecen a poner el dinero en movimiento y que encima sean vistos por algunos con hostilidad. El constructor y los bancos en torno a este lugar, seguro que habrán pensado que ojalá otros muchos siguiesen el ejemplo y empezasen a ocupar los otros locales...

¿Por qué mucha gente recela de aquellos que son emprenderores, que se ganan la vida honradamente y que trabajan sin descanso para prosperar y no lo hacen con todos aquellos otros que con el deseo de ganar dinero rápido, fácil y sin trabajar se dedican (como ha ocurrido hasta hace dos días) a comprar inmuebles para revender, a hipotecarse para tener más y más y así poder vender más y más ...

Me acordé de la novela que leí este verano...

¡Ay, los chinófobos!

16.10.10

Cinco Años ya


Cinco años y casi trescientas entradas son las que componen este blog.

Las razones que me llevaron a crearlo en su momento eran el deseo de compartir mis gustos y mis reflexiones con aquellas personas a quienes podría interesarle. Cinco años en Internet es mucho tiempo. En su momento, en octubre de 2005, los blogs nacían y este humilde rinconcito contribuía, con sus comentarios sobre cine , libros, etc a ayudar a hacer del país de nacimiento de nuestras hijas un lugar mejor conocido, y sobre todo más querido. Ahora hay decenas de lugares interesantes donde informarse sobre China y su cultura. Miles de sitios donde fluye información de un modo constante. En este lustro transcurrido, han surgido centenares de blogs que tratan estos mismos temas y además las redes sociales se han extendido de forma geométrica. La inmediatez de este medio hace que cualquier noticia, cualquier hecho más o menos relevante tiene de inmediato su sitio en la Red, con acertados comentarios y análisis y ante los que yo poco puedo añadir (sirva de ejemplo la reciente concesión del Nobel de la Paz, que ha desencadenado una serie de acertados análisis en páginas como las de ChinoChano, ZaiChina o Aorijia)

La frecuencia de los "posts" ha ido decreciendo a medida que pasaba el tiempo, hasta llegar al punto más bajo en los últimos meses. A la llegada del verano y el comienzo del curso escolar se ha unido una cierta sensación de que las cosas más importantes que quería decir, compartir, ya están dichas. Tengo la percepción de que nada nuevo puedo aportar.

Mantener vivo en blog requiere una constancia a la que a veces uno tiene dificultad de hacer frente. Vivir el día a día con plenitud, con todas sus exigencias, te exige mucho tiempo. Pasan las semanas y de repente caigo en la cuenta que este blog lleva mucho tiempo sin actualizarse y la verdad es que escribir por escribir no tiene mucho sentido para mí.
No sólo China (título y tema de este blog) me interesa, son tantas cosas..., pero claro, no tiene mucho sentido hacer sobre ellas comentarios en un blog titulado "Pasión por China"
Los que me conocen saben que mi curiosidad me lleva a interesarme por muchas cosas y a veces he estado tentado a compartir mis reflexiones sobre ellas en este blog, pero...
No obstante, dicho todo lo anterior, no tengo intención de abandonar este lugar que me ha acompañado ( y a vosotros amables lectores) durante un lustro. Así que aquí seguiremos.




Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •