7.11.10

"Todas las personas se parecen a sus padres"



                               
La imagino sentada en su mesa atenta a las explicaciones de su profesor. Es una niña curiosa y muy perspicaz. Es voluntariosa y como decimos por aquí, muy zalamera. A todos quiere agradar y con todos quiere llevarse bien.  Es una niña que "cae bien" y que sabe estar en los sitios. En clase es obediente y muy trabajadora y disfruta aprendiendo y es muy querida por todos los que la rodean ; por supuesto por sus profesores. Tiene nueve años y es mi hija pequeña.  Por ser ella y no otra niña , su profesor de Conocimiento del Medio, el pasado lunes se sorprendió al verla llorar en su sitio, sin apenas hacerse notar, en plena explicación y sin motivo aparente alguno. Preguntó en voz alta qué es lo que le pasaba y ella agachó la cabeza y negó con un "nada". Finalizada la clase  se le acercó  y en un aparte le volvió a preguntar y entonces le dijo. Es que me ha recordado a "mi historia". Entonces el profesor lo entendió todo y comenzó a sentirse mal. Intentó consolarla lo mejor que supo y más tarde , realmente compungido me contó lo ocurrido y muy sinceramente  me manifestó su pesar por no haber caído en la cuenta de la singularidad de nuestra hija.

La clase iba de "La Reproducción Humana" y como ocurre desgraciadamente en muchos textos en España, para hacer comprensible los conceptos se asocia en exceso y de un modo muy simple y sin matiz alguno el hecho biológico de  reproducción a la maternidad-paternidad y a la formación de la familia.
Comprendo los sentimientos de mi hija cuando leían párrafos como el que sigue o contemplaba ilustraciones con el pie de foto como las que ilustran este "post"





                (Conocimiento del Medio de Cuarto de Editorial SM)

Desde siempre "su historia", "nuestra historia" ha sido vivida con la mayor naturalidad posible, convenientemente contextualizada y adaptada a la edad en cada momento. "Su historia" ha sido vivida en positivo siempre con la intención de minimizar aquellas situaciones en las que la vida le lleve a recordarla, a ponerla en primer plano; pero se comprueba que por mucha preparación que uno lleve, los sentimientos afloran y te pueden hacer sufrir cuando menos lo esperas.
Su hermana mayor, en teoría de carácter más  sensible, cuando pasó por este mismo tema no expresó pesar alguno, o quizás se lo guardó para sí , lo cual me preocupa.
Nosotras, las familias formadas mediante la adopción debemos saber que por muy preparados que estemos nunca podremos reprimir los sentimientos de nuestros hijos y debemos saber que el sufrimiento íntimo, personal,  siempre estará ahí y nuestra obligación es empatizar al máximo, sin minimizar y sin reprimir.
Mi hija pequeña lo pasó mal y yo, luego al saberlo sufrí con ella e intenté hacerle  comprender que ese sentimiento suyo también es mío, pero  lo que ella siente nunca lo sentiré yo.
Como niña inteligente y sana, no ha seguido dando vueltas al asunto y rápidamente se ocupó de otras cosas. Pero ella y yo sabemos que volverá a pasarle, volverá a pasarnos.

4 comentarios:

  1. Mi hija que tambien tiene nueve años tambien está dando el tema pero ahora mismo en los animales,aunque tiempo atrás lo dio en las personas......no nos pasó el caso que comentas,pero si hemos hablado en alguna ocasión de temas relacionados,es más incluso vieron un video de como nace un bebé.Pero si es cierto que en alguna ocasión le he comentado que nosotros tenemos cosas muy parecidas y que ella misma se ha percatado:
    - una expresión,la sonrisa,la forma de decir tal o cual cosa,los gestos ......etc.........no es una genética propiamente física pero al mismo tiempo psíquica que se ha ido transformando en física a lo largo de la experiencia de vida como un neurotransmisor de aprendizaje de padres a hijos pese a no ser geneticamente constituidos.......pero que nos hace reflejados los unos en los otros,llamalo como quieras convivencia,amor,educación....comentaselo seguro es un punto muy positivo a tener en cuenta.Saludos.
    Mª Carmen,mamá de Mei y Carla

    ResponderEliminar
  2. Jose Luis su hijita suena mucho como la mia.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:30 p. m.

    Pues sí. Volverá a pasarnos. Sin ir más lejos, a mi me acaba de pasar leyendo un blog estupendo sobre china.
    Saludos,
    Eva-DE

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo dos primos adoptados, la mayor es china también. Ellos lo saben y viven con ello sin ningún problema, al menos que yo haya visto. Pero claro, eso es una espinita que está ahí y que no se puede quitar, porque los seres humanos somos vivíparos por naturaleza. Aunque la historia de cada uno no sea redonda, sin pretender que lo sea, hay que aceptarla y quererla igualmente.

    ResponderEliminar

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •