21.9.09

Casos de corrupción en adopciones



Yang Shuiying con dos de sus hijas delante del porche de su casa en el pueblo de Tianxi, provincia de Guizhou. Otra hija le fue llevada por un funcionario de planificación familiar, quien dijo que la iba a vender para adoptar en el extranjero. (Barbara Demick / Los Angeles Times)

Ayer leí un reportaje de Los Angeles Times, que me ha dejado muy mal cuerpo. En él se describen casos de niñas arrancadas de sus familias por parte de funcionarios encargados de vigilar los asuntos referentes a la "política del hijo único". En China, infrirgir la ley en cuanto al número de hijos por familia supone una multa muy elevada, que como dicen algunos de los carteles que en algunos lugares de ciudades y pueblos se colocan por parte de las autoridades, supone "la ruina de la familia".
Para eludir esta multa, parece ser que algunos funcionarios ofrecen la posibilidad de llevar a la niña al orfanato local a cambio de eludir la multa y guardar silencio. La niña es dada en adopción en EEUU o Europa, se dice en el artículo. Los padres dicen que fueron engañados y forzados a ello.
En los casos descubiertos,según las autoridades, los responsables han sido castigados, aunque las familias dudan de esto y afirman que han sido sanciones muy leves, en algunos casos aún siguen en sus puestos.
Parece, según el reportaje, que a partir del años 2003, y debido a la gran demanda de solicitudes de adopción, algunas personas vieron en el donativo de 3000 dólares, una forma de enriquecerse fraudulentamente, aprovechánsose de su posición o puesto de trabajo.
Siempre he pensado (y sigo pensando) que establecer un "donativo" obligatorio, así como el control que el CCAA (Centro Chino de Adopciones) ejerce en todo el el proceso, es una garantía para las familias adoptantes. Estableciéndo una candidad única y para todos los orfanatos la misma, evitan una competencia entre ellos a la hora de tramitar adopciones que podría llevar a una corrupción mucho más extendida como ocurre en otros países. En un Estado de carácter autoritario y centralizado, como el chino, esta es la manera con la que se intenta controlar, en la medida de lo posible, todo el proceso. También, ese mismo sistema lleva al abuso en los lugares remotos, como vemos. Espero que, como parecese ser, haya sido algo muy puntual y minoritario y deseo y espero que no se vuelva a producir. Noticias como esta me producen una gran desazón.

8 comentarios:

  1. Que triste Jose Luis.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:19 p. m.

    siento decir que yo ya conocía esto y que h sucedido muchas veces. Hace años que me lo contaron amigos chinos, y no solo esto, mas cosas entorno a estas adopciones que entristecen bastante, ya que muchas niñas no son abandonadas por sus padres como mucha gente piensa, pero en fin, yo no soy nadie para hablar de estos temas, sobre todo porque no serviría para cambiar nada. cuando pasen los años quizá alguien escribirá un libro y lo leeremos escandalizados.
    un abrazo.
    Yo muchas veces he pensado en estas cosas y como es el quitar hijos a unos padres para que otros puedan tenerlos, sin importarles otra cosa que el dinero que van a ganar en ello.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:23 a. m.

    Es interesante lo que ha escrito Beatriz Sanroman informando sobre las adopciones en China:

    http://blog.postadopcion.org/el-dinero-corrompe-aqui-y-en-la-china

    yo también quiero pensar que sólo sean minorías, pero la duda siempre estará ahí y duele pesarlo.

    Lo que no me gusta es la actitud de "no querer saber/ dejarlo estar" que tenemos a pesar de estas noticias. Supongo que por el bien de las futuras familias adoptantes y lo intereses económicos de los implicados (aquí y en China)

    Aunque pensando en cómo funcionan allí las cosas, no creo que nunca lleguemos a saber la verdad.

    Bastante triste me parece ya que te obliguen a abandonar (y muchas otras cosas) a un hijo por una política.

    Ya lo sentí allí cuando fuimos a buscar a nuestra hija, pero no me ha abandonado la sensación de haberles quitado algo que era suyo...a esos padres...

    Gracias por hablar de esto en tu blog.
    Saludos
    Eva

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Cabrera4:52 p. m.

    Bueno, yo siempre pensé que la política del hijo único obligó (desgraciadamente) al abandono de mi hija y (afortunadamente) ello me permitió tenerla.

    Aunque sí tuve la sensación de que "había mercadeo" en la intermediación, algo que acepté como lamentablemente propio de la condición humana, jamás tuve la sensación de que había "tráfico de niños" y que le estaba quitando su hija a unos padres porque en tal caso habría puesto todos mis recursos, todos, para localizarlos y devolverles a su hija, o apadrinarla, o acogerla hasta que creciese, qué se yo. No, yo estaba teniendo una hija, en ese caso por la vía de la adopción y la percepción era que el CCAA actuaba con seriedad.

    Quiero decir que hasta que se demuestre lo contrario, y sin mirar para otro lado, la altura moral de los padres adoptantes es clave para poder mirar a los hijos a la cara, en este y otros aspectos de la vida. La conciencia tranquila conduce a la explicación tranquila de las circunstancias y de lo que sucedió en cada caso concreto y la desazón está ahí, pero hay que vivir con ello porque cuando no se puede hacer nada al respecto no hablamos de un problema sino de una circunstancia.

    Confío que al final se sepa todo y el CCAA resulte al final correcto en sus apreciaciones (el artículo indica que las minimiza) como a mis ojos siempre me lo pareció. Y si no, ayudaré a mi hija en la búsquedad de sus orígenes tanto como ella necesite, demande y yo pueda, cosa que por otro lado ya estaba prevista; pero no es diferente de com a otro de mis hijos debo apoyarlo y reforzarlo constantemente porque su timidez no le permite disfrutar de la vida tanto como por ejemplo mi hija china sí puede y sabe; y etc etc. Es lo valioso de ser padre, no? Qué valor tendría la paternidad si todo fuese sencillo?

    En fin, disculpad el discurso...

    ResponderEliminar
  5. Sí Yoli, muy triste y muy inquietante. Me preocupa que sin saberlo algunos de nosotros hayamos contribuido a arrancar una hija de su familia.
    Deseo que como parece es algo minoritario, pero es una realidad, muy triste realidad que ha existido.

    Muchas gracias Eva por los enlaces. Acabo de enlazar aquí el blog "La aventura continúa" .

    Eduardo, ¿has visto el reportaje de National Geographic, " Lost Daughters of China" ? En el se dice más o menos tus palabras de que "gracias a la política del hijo único" nosotros somos padres. Espero que sea sólo gracias a eso y a ninguna cosa más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:25 p. m.

    Hola de nuevo,

    es verdad que sabemos que tenemos a nuestras hijas "gracias" a esa política, pero cuando nosotros adoptamos, no había leído antes nada parecido a que a los padres les arrancasen a los niños de los brazos bajo amenaza de multa o cárcel...

    Ahora sé que cuando se hacía los funcionarios recibían unas especie de "primas" por ayudar a mantener el control poblacional. Que no siempre estaban compinchados con los orfanatos ni recibían dinero de estos. pero que fue en los años 2003-2005 una práctica "no poco habitual".

    Salía, en el 2006 creo, el escádalo de Hunan y se insitió en que era un caso aislado de contrabando.

    Yo entonces estaba muerta de miedo por la posibilidad de que cerrasen las adopciones pues estaba a punto de recibir asignación. Comprendo que para los padres que esperan, estos temas son doblemente doloros, pero creo que tanto hijas adoptadas como padres biológicos, deberían tener el derecho a saber... me recuerda al tema de la clínica San Ramón y a los "niños" de 30 años que ahora quieren saber y no pueden.

    En cambio siempre oíamos y leíamos sobre la transparencia del proceso en China y que se tenía en general poco aprecio por las niñas y el asunto de la necesidad de tener un varón etc

    Ahora después de mucho más leído, me doy cuenta de que lo cierto es que en China abortar es muy fácil y no es tan cierto que no quieran a las niñas, por muy machistas que sean.

    Yo pensaba que los padres se veían forzados a abandonar a sus hijas por presiones "familiares" que tienen que ver con la política del hijo único. Que antes de nacer ya sabían que deberían abandonarla se ser niña o estar enfermo etc (que ya es bastante triste) Pero no había leído entonces nada sobre funcionarios que obligaban a abandonar a los niños... niños en muchos casos queridos y con más de unas semanas o meses de vida.

    No sé si tienen demasiada cobertura unos pocos casos aislados, o es que no son unos pocos.

    Ojalá sean unos pocos. Pero mil gracias José Luis por sacar el tema. Creo que debemos saber que no era, al menos todo, tan transparente.

    (perdón por la extensión!!)
    Saludos,
    Eva

    ResponderEliminar
  7. Eduardo Cabrera6:32 p. m.

    @José Luís: sí, vi ese documental precisamente por recomendación tuya, cosa que te agradezco. Queda esperar a que se confirme que la cosa no se fue de madre y si no, apechugar con eso como con otras cosas duras o ingratas en la vida.

    @Eva: Eso de que los padres e hijas "deberían tener el derecho a saber..." es que ni me lo planteo de otra forma ¿cómo no vamos a tener ese derecho? ¿cabe la posibilidad de ocultárselo a ellas? Menos mal que tienen los ojos rasgados ysu raza resulta evidente, que si no a algunas ni les revelarían el hecho del maravilloso país del que proceden. Disculpa si te he malinterpretado.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:08 p. m.

    Hola Eduardo: no te preocupes. Tienes razón, todos sabíamos que el hecho de nuestra adopción no se daban gracias a circunstacias muy alegres, desde luego. Pero tampoco sabíamos lo que ahora sabemos.

    Creo que siempre nos quedará la duda de si habrían encontrado a tantos niños no haber existido la adopción internacional. Gracias a la cual, sin duda, muchos niños se sienten queridos y tienen una familia... y qué decir que lo afortunados que somos muchos padres! Pero al menos yo no puedo olvidar que hay otros padres detrás tremendamente infelices.

    En realidad no es que me sienta culpable, que no es eso en absoluto, es que me gustaría saber... me gustaría que todos los implicados supieramos, sobre todo nuestras hijas. Y me temo que nunca sabremos. Por mi carácter prefiero una verdad por dura que sea a una milonga!

    Saludos
    Eva

    ResponderEliminar

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •