20.4.08

Enamorarse


Los maestros sabemos de la importancia del seducir, del enamorar. De poco sirve tener muchos conocimientos que transmitir, saber mucho y ser consciente de la importancia de ciertas materias si luego no somos capaces de "enganchar" a nuestros alumnos. Primero enamorar y luego vendrá todo lo demás ... Cuando alguien se enamora, cuando "el hechizo" ya se ha producido, todo es más fácil . El trabajo duro, el esfuerzo necesario posterior que se pueda necesitar ya lo es menos cuando se está enamorado, de algo o de alguien... Pasada la fase de enamoramiento se establecen vínculos, complicidad y el amor se serena, se hace menos impulsivo pero más sólido.

El enamoramiento que mis hijas provocaron en mí, lo que sentí esos primeros días en Wuhan primero y en Nanchang después jamás se borrará. No sólo me enamoré de mis hijas, lo que es obvio y común a lo que sienten todos los padres sino también del lugar donde estábamos. De esto quiero hablar. En mi memoria guardo ciertos instantes, simples, corrientes y vulgares que me atraparon para siempre.



Wuhan amaneciendo en una mañana lluviosa de marzo. Nuestra hija duerme con placidez en la cuna y yo me acerco a mirar por la ventana. Desde el amplio ventanal de la habitación del hotel contemplo la calle donde muchas personas caminan por la acera, cruzan la calle entre bicicletas, motos y algún coche : paraguas, chubasqueros oscuros y niños con sus carteras, sus mochilas de colores camino del colegio. Lo hacen con calma, parecen que no tienen prisa y trasmiten sensación de orden tácito, de acuerdo no reglamentado de dejar paso... Parece una tontería, pero en ese momento, contemplando esa cotidianeidad, me sentí muy próximo a todas esas personas anónimas. A miles de kilómetros de casa, tan parecidos a mí y a la vez tan diferentes... En un acto tan cotidiano y vulgar como es el amanecer de una ciudad me sentí muy en comunión con todos y percibí que somos un solo grupo humano y que yo formo parte de él. Sin exagerar creo que germinó en mí en ese momento una semilla de "visión global" de las cosas que ya no me ha abandonado. Ese mismo día recorriendo Wuhan la fascinación por ese "caos tan civilizado" de las gente viviendo la calle y en la calle me sedujo para siempre.
Dos años después, en una calurosa Nanchang, un paseo por las calles cercanas al hotel me produjo una sensación, un sentimiento similar al del amanecer lluvioso de Wuhan. Esta vez no lo contemplé desde la distancia, sino que caminé por las calles repletas de personas que con curiosidad nos miraban. Aunque ya anochecía, hacía mucho calor aún y decenas de casas tenían en sus puertas a algunos de sus inquilinos, charlando algunos en corrillos, en cuclillas otros vigilando a niños pequeños que por la acera se movían. Me recordó a los veranos de mi niñez cuando en una tórrida Córdoba, la gente salía de sus casas al anochecer y se sentaba a la puerta con sillas y hamacas algunos, mientras los niños jugámos hasta muy tarde.
Vinieron muchos otros instantes de seducción en los días en que estuvimos en China y ya desde entonces nada es igual..., afortunadamente. La vida nos regala momentos de seducción que engancha a las cosas. Nuestra existencia está repleta de instantes corrientes, vulgares, nada especiales , pero que crean vínculos de amor con las cosas que nos hacen la vida más llevadera.
Así será, así es y así fue. Como ejemplo , así describe el poeta Wang Ch'u, de la Dinastía Tang, uno de esos instantes corrientes en la vida, en este caso en la de un labrador chino de hace más de mil años:

El campesino goza del otoño caliente.
Buen año. Ya no hay hojas apenas en los árboles.
En los graneros se amontona el trigo.
Frutos colgados en las puertas y ventanas.
En la vega, tranquilo, se oye el ladrar de un perro.
Declina el día, tornan los bueyes al establo.
El labrador se sirve otra vez vino, bien ganado.
El labrador, en su cabaña , se afloja los vestidos.

9.4.08

Zhao



Conforme nuestras hijas se van haciendo mayores, con más frecuencia cada vez, y a veces con alguna que otra inquietud, imagino sus vidas cuando sean adultas. ¿Cómo serán éstas cuando nosotros no estemos cerca como ahora? ¿Y cuándo no estemos de ninguna de las maneras? Su vida de andaluzas, de españolas de cultura (aunque orgullosas de su origen y rasgos chinos) integradas en una sociedad donde la mayoría posee unos rasgos diferentes, ahora no plantea ningún problema, pero ¿será siempre así? Las experiencias que adultos con rasgos diferentes a los de sus padres, adoptados internacionalmente, han contado (principalmente en EE.UU.) son de todo tipo. Las hay muy positivas y también terribles. Lo que aprendemos de esas experiencias y nuestro sentido común, es lo que nos mueve a hacer las cosas como las hacemos.

Se presenta en el Festival de Cine de Málaga la película Zhao, donde su directora, Susi Gonzalvo (madre de una niña adoptada en China) imagina uno de esos posibles futuros.



Aunque estoy deseando verla para saber con exactitud como ha sido enfocado este tema en el que todos los padres adoptivos hemos pensado alguna vez (o muchas veces), algún párrafo de las declaraciones que hacen en La Opinión de Málaga directora y actor principal no me suenan del todo bien, aunque sé que con frecuencia , en entrevistas a la prensa más o menos largas, algunos párrafos se sacan de contexto y las declaraciones se tergiversan.

...Tras haber vivido en primera persona las consecuencias de la política del hijo único existente en el gigante oriental, que facilita que miles de niñas sean abandonadas a su suerte, Gonzalvo quiso aportar su "granito de arena" para mostrar que hay un problema que debe terminar: "China debería aprender muchas cosas que tienen que ver con los derechos humanos"...

"Como actor hay que buscar motivaciones, y si escogí el guión fue porque me gustó y me sobrecogió desde el principio", indicó el popular actor, quien además reconoció, a título personal, que "la adopción es algo que algún día querría hacer"...

-------------------------------------------------------

Postdata


Hoy, día 12 de abril, leo en la lista de correo de AFAC la reproducción de un correo de Susi Gonzalvo, directora de la película donde aclara algunas cosas. La reproduzco a continuación. Despeja algunas dudas que podrían surgir entre las familias que adoptamos en China sobre las motivaciones de su directora al realizarla.



De: "producciones" <producciones en lapenultima.es>
Para: "ESTER"
Asunto: Re: Zhao
Fecha: Thu, 10 Apr 2008 19:11:17 +0200
 
  Hola Ester, gracias por mostrar tu interés en nuestra película. Me he
alegrado mucho de que me envies este mensaje porque me interesa mucho
vuestra visión de la película. Como padres adoptivos y futuros espectadores
de "Zhao" es muy importante que sepais que la película no muestra cómo serán
nuestras hijas cuando tengan 25 años. Es una historia totalmente ficticia
aunque parta de una niña real. Esto es muy importante que lo tengais claro
sobretodo los padres adoptivos como yo, ya que en absoluto creo que ni tu
hija ni la mia vayan a hacer lo que hace Zhao en la película. Se trata de
una fantasía que trata  fundamentalmente del desequilibrio entre sexos que
existe y existirá en China si siguen abandonando a las niñas, simplemente
por ser niñas. Y me gustaría que tengais muy claro que no es una historia
para aplicar a nuestras niñas, es unicamente una llamada de atención a la
sociedad china de que debe respetar más a las mujeres. Soy consciente de que
los padres somos muy sensibles a este tema, yo he contado la película desde
el corazón y aunque revelo un conflicto interno de la protagonista por ser
de otro país, no creo que nuestras hijas tengan ningún compromiso con su
país de origen. Aparte de Zhao tengo una hija biológica, Asia,  y creo que
las dos tienen un único compromiso: vivir la vida lo más felizmente que
puedan con libertad y capacidad de decisión por si mismas. Esta película
no sólo les afecta a ellas sino a todo el mundo que respete los derechos de
las mujeres. Tengo muchas ganas de que veais la película y saber vuestras
reacciones.  Si escribes en blogs de internet o te relacionas con padres
adoptivos, hazles saber a todos, por favor, que se trata de una fantastica
aventura poética, de una sincera historia de amor truncada por los
conflictos que tiene Zhao por ser China, pero que en absoluto creo que se
pueda aplicar la historia de Zhao a nuestras hijas. Como espectadores es muy
importante que entendáis esto.
Un abrazo y espero que sepáis captar la esencia de mi historia.
Susi Gozalvo
Directora de "Zhao".

5.4.08

Todos somos "el centro"



Cada uno de nosotros, de un modo más o menos consciente, se siente como el centro, el eje en torno al cual todo gira. Nuestro "yo", esa cosa de la cual los budistas dicen que hay que desprenderse, está continuamente presente. Somos "nosotros" y todo está en función de "nosotros". Es inevitable el encuentro y la convivencia con otros "yoes". De saberlo y actuar en consecuencia está bastante de la clave y el éxito de nuestra vida, de nuestra convivenvia ("vivir con...")
Reflexiono así porque estos días de campaña a favor de boicotear los Juegos Olímpicos en China, vuelvo a observar una vez más con pesar la parte menos agradable de nuestro etnocentrismo, de nuestro "eurocentrismo" más irracional.
En vez de aprender de lo mejor de "los otros" , nos empeñamos en descalificar, ridiculizar y menospreciar las cosas de "los otros" (olvidamos que también nosotros somos "los otros")
Hay otras perspectivas y muchos "yoes" como nosotros que ven las cosas de modo distinto.
En estos días me he acordado de las reflexiones que en mí me produjo la contemplación de un mapa terrestre (el mapa de Peters) diferente al que yo había visto siempre.




Hay otras perspectivas, otras formas de ver el mundo, incluso con "las objetivas y neutrales" matemáticas
En la representación tradicional en dos dimensiones de nuestro planeta, se pueden destacar unas partes más que otras, dándo un lugar preponderante en el mapa y una dimensión geográfica destatacada a determinados países. De esta manera por ejemplo en la proyeccion de Mercator, China, con 9,5 millones de kilómetros cuadrados, está representada con un tamaño similar a Groenlandia, que tiene 2,1 millones .



Tracidionalmente, la proyección de Mecator da una dimensión a Europa y al norte en general mucho mayor que la que en realidad tiene. La proyección de Peters por el contrario da una dimensiones a Europa y Norteamérica más pequeñas . Si esto ocurre en cartografía , de igual modo parece que ocurre en la geopolítica, en la economía e incluso en filosofía.


Europa Centro del Mundo (proyección de Mercator)



Proyección de Peters


China, es por definición el "País del Centro" . Es una civilización tan antigua que ya desde tiempos muy atrás en la historia fue consciente de sí misma. Esa suma de "yoes" chinos adquiere toda su fuerza y su valor cuando aplica a sus vidas la empatía necesaria del convivir . La importancia que el Confucianismo da a la armonía social y al respeto de la jerarquía, es algo que en Europa (en Occidente en general) se desprecia. Nuestro valor fundamental es la libertad del individuo primero y antes que nada y en China es la de la sociedad lo primero.



Olvidamos en Occidente que el mundo lo habitan otros millones de "yoes" que se consideran centro del mundo. Sé que suena utópico, pero es nuestro deber como humanos, habitantes de este planeta, nuestra casa común, trabajar por la armonía y el entendimiento, aprendiendo de "los otros" lo que de positivo tienen, e intentando usar nuestra razón siempre. Tengamos siempre presente que cada punto del planeta es y tiene derecho a ser "el centro", que cada ser humano se siente "el centro" . Vemos que eso que que sentimos en nosotros tambíen lo sienten los demás: Armonía = Empatía.
Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •