18.6.06

Tranquilidad de Ánimo



En el ocaso de la vida

la tranquilidad es mi única alegría.

Los diez mil asuntos

cesan de turbar mi corazón.

Reflexionando, creo que no existe

mejor determinación

Que despedirme del saber y regresar

a los bosques de mi antiguo hogar,

Donde el viento suspira en los pinos

y me despojo de la banda.

Cuando la luna brilla en los cerros

taño el laúd.

Si me preguntas por qué no me ocupo

de mi hacienda,

Te invito a escuchar, mientras

desde el estuario llega hasta mí,

el canto del pescador.

Wang Wei

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •