30.9.12

Identidades en sociedades en crisis


Intento transmitir a mis hijas, nacidas tan lejos y con unos rasgos étnicos  tan diferentes  a los de sus padres y familiares y de la mayoría de nuestros conciudadanos, que la "identidad" y la "pertenencia" a un lugar concreto "es un concepto funcional sólo relativo al DNI y no es una categoría filosófica seria" . Son palabras  de Vidal-Folch, que yo hago mías, y que he leído  en este estupendo artículo de El País de hoy:





Recomiendo su lectura a todas aquellas personas que, como yo, asistimos atónitos y preocupados a la deriva, no sabemos hacia dónde, que se está produciendo en este rincón del planeta.
También me ha hecho pensar mucho ( y sonreír ¡gracias!)  esta entrada del blog de Toño Fraguas  titulada "Churrilandia, Cataluña y España en 10 puntos".



Las crisis sacan lo  mejor y lo peor  de los seres humanos y la queja, la crítica y la alternativa debe estar siempre presidida por la reflexión, el sentido común y el respeto. Todas estas cosas parecen que se tiran por la borda cuando las cosas van mal y en la desesperación uno busca soluciones sencillas a problemas difíciles que sólo empezarían a resolverse si cada cual intentase "ponerse  los zapatos" del otro y con el respeto, la sensatez  y la búsqueda racional  de las soluciones, quizás  empezaríamos a cambiar las cosas.



No hay patria alguna  más allá de la de la convivencia  cotidiana y del respeto a unos mínimos democráticos. Esa es la raya roja. En estos tiempos de zozobra esa línea de no retorno se está empezando a cruzar y me preocupa.

Como decía en mi última entrada, debemos exigir que la decencia de nuestros gobernantes sea la norma y no la excepción. La mayoría de las personas sólo quiere vivir en paz ya que, como dice Vidal-Folch, no tenemos donde ir, ya que podríamos ir por todo el mundo comprobando que en todas partes hay gente encantadora, y que todas las naciones tienen un montón de “muertos en el armario”.



Este blog, cuyo título "Pasión por China", podría inducir a la creencia equivocada   de que quien escribe   tiende a idealizar el país de nacimiento de sus hijas cual "arcadia feliz", cuando en realidad,  no es más  que un modesto intento de trascender estas  fronteras, estos momentos concretos  y este "espacio-tiempo" tan efímero que vivimos  y  tomando a  China como referente lejano y sentimental, no intentar hacer más que poner una excusa para dar las gracias al país que me dio a mis hijas y para reflexionar, compartir y comentar sobre  la variedad y riqueza humanas. Este blog podría haberse titulado Pasión por la  India, Haití, Rumanía, Marruecos, Etiopía o Perú .... o  mejor "Pasión por la Vida".

No hay fronteras en el fondo del alma humana y lo que hoy vivimos con el tiempo dejará de ser. No lo olvidemos. Sólo  el Cosmos permanece y con él nuestra especie y lo que una vez amamos y vivimos y también sufrimos. Eso siempre existirá. Lo ya vivido es y siempre será. No puede cambiarse.


Español, catalán , chino o somalí no son más que circunstancias espacio-temporales que en absoluto nos deben desviar de que  lo importante son  las personas que habitamos este "este diminuto y pálido punto azul" orbitando alrededor de una estrella  en el extremo de una galaxia cualquiera de las miles de millones de ellas.

Desde la racionalidad,  el respeto y la humildad de que nadie es más ni mejor que otro y todos tenemos un lado oscuro, luchemos por sumar, unir y acordar  sin dejar de ser críticos siempre con lo que consideremos que merece ser revisado.

Todos tenemos una patria que nos une  (aunque no seamos capaces de verla) como la que describe de Wu Weiye (1609-1671)  en este hermosos poema.  Una patria por la que luchar. Para algunos será jugar con  sus hijos. Para otros ese lugar desde donde se contempla la ciudad al atardecer. Para otros el rato de charla con los amigos en el bar. Para otros la paella  del domingo en casa de los abuelos. Para otros ese fin de semana en la casita del campo ...


Mi cabaña está rodeada
 de una cerca de madera 
y de tupidos musgos.
 Conseguí de un amigo
 retoños de bambú
 y semillas de flores
 y los planté con cuidado.
 No salgo de visita,
 mas me gusta que vengan a verme.
 Por dedicar mucho tiempo a la lectura,
 tardo en contestar las cartas.
 Con el libro abierto,
 oigo, junto a la ventana,
 el ruido de la lluvia.
 Subo a la terraza
 y, bajo el solitario árbol, contempló las nubes.
 Caen frutos de las moreras,
 y el viento esparce su aroma.
 Las naranjas son una delicia.
 y da  gusto verlas.
 Cojo la barquilla
 anclada cerca de la sala
 y me voy de pesca.





3 comentarios:

  1. Profundas y preciosas reflexiones!!!
    Gracias

    Roberto

    ResponderEliminar
  2. Me encanta.
    He estado muchas veces a punto de escribir algo parecido, porque yo me considero ciudadana del mundo, y española por casualidad... pero ni se explicarlo como tú, ni la verdad creo que la gente que no piensa igual, lo entienda. Así que he optado por que nadie me llene el muro de facebook con "peros".
    Peero me alegra que alguien lo escriba.
    saludos

    Elén

    ResponderEliminar
  3. Gracias Roberto y Ellen por seguir leyéndome a pesar de escribir tan de vez en cuando ...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •