20.6.10

"Vivir", de Yu Hua



"El humo de las chimeneas se elevaba en volutas sobre las techumbres de las casas, disipándose y desvaneciéndose en el cielo resplandeciente de arreboles. Las llamadas de las madres a sus hijos se sucedían ininterrumpidamente. Un hombre pasó delante de mi llevando cubos de estiércol con la palanca, que iba crujiendo con su trote. Poco a poco, los campos fueron tendiendo a la quietud, los contornos se desdibujaron, el arrebol de las nubes fue extinguiéndose. Yo sabía que el crepúsculo estaba a punto de pasar, y la noche a punto de caer. Vi la tierra espaciosa mostrar su pecho sólido, en actitud de llamada. Al igual que una mujer llamando a su hija, la tierra convocaba a las tinieblas de la noche."

Así termina "¡Vivir!" de Yu Hua, cuya lectura me ha apasionado. He devorado el libro en dos tardes y sus páginas, a la par que sorprenderme y emocionarme como hacía tiempo no me ocurría con un libro, me ha hecho reflexionar sobre la capacidad de superación de la adversidad en situaciones de extrema dureza, de dolor insoportable, que podemos tener los seres humanos.



La película del mismo título que dirigió Zhang Yimou, se basa en esta novela. En el guión de la misma colaboró Yu Hua y según declara, el resultado, con ser bueno, el de una película excelente, no refleja la dureza de situaciones que el libro describe.



Confieso, que al leerlo, algunas de las situaciones que se cuentan y que en la película no aparecen, me parecieron tan horribles, tan duras de soportar para un ser humano, que no parecían creíbles, pero la realidad, a poco que uno piense en lo que ocurre en nuestro planeta y que a nosotros, cómodamente sentados en el sofá, nos llega con cifras y no con rostros, la realidad digo, supera a la ficción.

Se cuenta la vida de China en gran parte del pasado siglo a través de Fungui, el protagonista, que sobrevive a todos los infortunios y que a pesar de todo, al final de su vida, mantiene la sonrisa y ... vive.
La belleza del ocaso del día que Yu Hua describe al final del libro te hace pensar que la vida, vivir, es ésto que la novela nos cuenta, con situaciones extremas de dolor, con alegrías a veces y de vez en cuando humor. La parte de nuestra existencia que nos es dada a controlar es la que debemos cuidar, mimar en extremo, para poder hacer como el protagonista, sonreír a veces, a pesar de todo.

Página 2 (18/05/2010): El escritor chino Yu Hua, ganador del James Joyce Foundation Award


6.6.10

Un años más...



Un año más se acaba la primavera y con ella otro curso escolar.

En este tiempo, a la par que la alegría por la terminación del curso y la aproximación de las vacaciones, una cierta melancolía se apodera de mí. Echo la vista atrás y recuerdo esos primeros días de septiembre cuando todo estaba por hacer. Se vive con intensidad un tiempo que pasa deprisa, demasiado deprisa. En esas jornadas de clima y luz parecidas a las de este mes, a finales del verano, se contemplaba el nuevo curso como una hoja en blanco que ahora está ya completa, llena de anotaciones y dibujos y algún que otro tachón y unos pocos garabatos.


Es tradicional hacernos una foto con los mayores de nuestro colegio que ya nos dejan.

Ingresaron con tres añitos y ahora , entrando en la adolescencia, se marchan.

Sonrientes miran a la cámara y en sus rostros, en su desenfadada expresión quisiera ver que nuestro trabajo ha dado fruto. Nosotros, sus profesores, de una foto a otra vamos envejeciendo, siempre al lado de chicos y chicas en plena explosión de energía y futuro.

Otra primavera termina, el verano se acerca y me acuerdo de un poema de Tsui Ming Thong:


Un año, un año más,

y ya otra primavera que se aleja,

En cien años, apenas

si se ve un solo hombre de cien años.

¿Cuántas veces aún nos será dado

embriagarnos así entre las flores?

Aunque su peso en oro nos costara este vino,

aún así, ¡qué barato sería!

5.6.10

La niña de papel



Hace un par de semanas comencé la lectura de este libro, que como es habitual en mí alterno con la lectura de otro de tema o género totalmente diferente.
Me está costando. No acaba de "atraparme" y aunque ya llevo casi un tercio no sé si al final lo terminaré o me pasará como con otros que han sido apartados y aparcados para reiniciar en otro momento.
La narración, para mi gusto y en mi humilde opinión de simple aficionado, es algo confusa, con muchos saltos en el tiempo, no siempre coherentes . Tiene imágenes muy líricas y algunas muy potentes, pero que no parecen bien hilvanadas, al menos para mí. Como dice la reseña, sin dejar de expresar historias interesantes y llenas de lirismo, es una "novela misteriosa."

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •