28.3.09

Gran Torino

Gran Torino


El sábado pasado disfruté mucho viendo Gran Torino, la última película de Clint Eastwood.

En Gran Torino , Walt Kowalski, el personaje que interpreta Clint Eastwood se nos muestra antipático, solitario y destilando amargo desprecio por todo aquello que no casa con su idea de las cosas ( ideas llenas de prejuicios y muy reaccionarias). gran-torino-01_500

Tras la muerte de su esposa pasa los días lamentándose del cambio que su barrio ha tenido. De como se ha llenado de inmigrantes a los que desprecia y a los que insulta para sus adentros.

gran_torino_-_500_-_02

La Guerra de Corea, en la que intervino siendo joven y por la que fue condecorado le marcó para siempre. La clave de esa huella que le dejó está el la frase que al final de la película dice: Lo peor de una guerra no son las órdenes que cumples, no lo que te ordenan , sino lo que no te mandan… y además te dan una medalla…

El fantasma de ese hecho le persigue toda la vida y al final de la película (muy bueno el final), se liberará de él.

Sin proponérselo, es él, racista, huraño, persona de mal carácter, motivo de agradecimiento por parte de los vecinos . Hace frente a una banda callejera que acosa a sus vecinos asiáticos. Los miembros de la banda callejera pisan su jardín y eso le enciende la chispa de rabia que le provoca encarárseles y echarlos.

gran_torino

Desde ese instante sus vecinos se muestran agradecidos, agradecimiento que rechaza.

El cambio de actitud hacia los inmigrantes se produce al conocer a los hijos de sus vecinos asiáticos , de origen Miao, en los ve unos valores que cree perdidos en la sociedad actual.

En una secuencia de la película, cuando desde el porche de su casa observa a una señora al otro lado de la calle que al sacar la compra del maletero del coche, se le caen las frutas y justo en ese instante pasan unos jóvenes que no sólo no le ayudan sino que se burlan y hacen gestos obscenos. En ese instante Tao, hijo menor de sus vecinos, cruza la calle y le ayuda.

gran_torino_-_500_-_02

Ese es el momento del cambio, a partir de ahí comienza a evolucionar en positivo su relación con sus vecinos y Tao será a partir de entonces como un hijo al que le transmitirá los valores que a sus propios hijos hijos no supo o pudo. Es como una segunda oportunidad en el ocaso de su vida.

La película, como todas las de Clint Eastwood, está llena de matices y situaciones que te hacen reflexionar.

Buen cine. Muy recomendable.

22.3.09

La desesperación de una joven











La alegría que me produce contemplar esta serie de fotografías de un suicidio frustrado que tuvo lugar el pasado viernes en Changchun y el excelente trabajo de la mujer policía, su heroicidad; rápidamente me llevan a fijarme en la chica menuda que quiere dar fin a su existencia. La gente se felicita , y aplaude a la policía por el desenlace, mientas la joven suicida oculta el rostro. Seguro que todo el mundo hablará de la mujer policía que ayudó con riesgo de su vida a evitar una muerte joven. Es muy justo pero... ¿y la chica que intenta suicidarse? ¿qué será de ella? ¿Qué circunstancias la llevaron al tejado a intentar arrojarse? ¿Que hay detrás de ese desenlace tan tremendo?
La joven que intentó quitarse la vida comentó que la causa de su desesperación eran los problemas que tenía con el jefe del restaurante donde trabajaba. Muy inquietante.
Ciento cincuenta mil mujeres se suicidan al año en China, siendo el único país del mundo donde las mujeres superan a los hombres en esta trágica estadística.

14.3.09

Aumentan las adopciones nacionales en China



Las adopciones domésticas están aumentando en China. Este artículo del Wall Street Journal analiza como el cambio económico y de mentalidad entre las clases más favorecidas de China está haciendo que el número de adopciones nacionales se incremente.
El video muestra una adopción monoparental en Shanghai.

7.3.09

Lambert

"Me ha encantado papá. Pensaba que el león se iría a África. Es que algunas pelis acaban mal."

Este ha sido el primer comentario de mi hija pequeña tras ver este corto de dibujos animados.
Una interesante fábula sobre la adopción.

5.3.09

Little Red Flowers, de Zhang Yuan

Little-Red-Flowers-5706550011170-01

Acababa de cumplir once añitos. Por mi talla aparentaba un par de años menos y estaba delgado. Una enorme maleta verde de cartón encerraba todas mis pertenencias. Toda mi ropa tenía bordado un número; que aún recuerdo, el 2586.

En un autocar Setra Seida y tras nueve horas de carretera llegábamos a Cheste, Valencia. En la Universidad Laboral iba a pasar los cuatro años siguientes. Sólo regresábamos a casa en vacaciones de Navidad, Semana Santa y Verano.

Era el año 1969. Miles de niños como yo vivíamos en un internado gigantesco, muy moderno, con muy buenos profesores en general. La formación era excelente y aprendí mucho. Le debo mucho a Cheste, pero… estaba solo. Estábamos solos.

Tengo una imagen en mi memoria: miles de niños que al amanecer formábamos auténticos ríos humanos camino del comedor hacia donde nos encaminábamos en silencio casi. Nadie nos lo imponía. En aquellos tiempos nosotros, los niños que vivíamos lejos de casa, que procedíamos de toda España (los había incluso del Sahara) quizás por nuestra educación, por nuestra situación, o por ambas cosas éramos niños dóciles, quizás algo tristes. Pocos eran los que se hacían notar en rebeldía. Eran unos tiempos tan diferentes….

featureimg1

Pienso en esto ahora que me ha venido a la memoria la película que vi hace un par de semanas “Little Red Flowers” de Zhang Yuan.

La protagoniza un niño que es ingresado por sus padres en un internado de Pekín. Deben trabajar y no tienen tiempo para atenderlo.

El de Cheste, en el que yo estuve, era un centro, al que nos llevaron nuestros padres para que tuviéramos un futuro mejor. Una oportunidad de formación para poder después seguir estudiando y progresar en la sociedad.

Eran otros tiempos y se tenía otra mentalidad.

3392509

Veo un cierto paralelismo entre el ambiente del internado de la película de Zhang Yuan y el que yo viví en Valencia. No en la forma pero sí en el fondo, en lo profundo de los sentimientos que me trasmite la película. En muchas cosas me he sentido identificado y han regresado a mí recuerdos de entonces.

El protagonista de Little Red Flowers es un niño rebelde. Es alguien que no se adapta al grupo, a la uniformidad, a las normas. Sorprende la docilidad de unos niños tan pequeños. Parece irreal, pero puedo asegurar que en el fondo éramos así., en China y en la España de entonces. La mayoría de nosotros en Cheste éramos tranquilos, sumisos.

3392523

Todo esto me viene a la cabeza ahora que contemplo a mis hijas jugando delante de mí. Ellas durante un tiempo vivieron en un orfanato, que también es un internado. Seguro que eran queridas y atendidas por eficientes trabajadoras . Alguna quizás no sería amable con ellas. Otras se mostrarían frías en exceso quizás…. Vivían con niñas en similares circunstancias, pero a diferencia de mí, ellas no tenían una casa a la que volver cuando llegasen vacaciones. De no estar con nosotros , ¿estarían aún allí? Lo he pensado muchas veces.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •