28.6.08

Mis lecturas para el verano


Comienza para mí el tiempo del descanso activo. Las vacaciones se inician, como hoy, con el sugestivo momento de hacerse el perezoso y disfrutar de la brisa de la mañana escuchando la radio aún en la cama, de desayunar parsimoniosamente y mirar el despertar del día aún fresco, prometedor y sin haceme excesivos planes para la jornada que comienza.
Me dedico a leer un rato y luego a dejarme llevar...: quizás un paseo en bici para hacer ejercicio, alguna labor de casa, o quizás leer. Es tiempo para mí. Necesito unos días de uso casi exclusivo y “cargar batería” para otros días y otros momentos no tan gratos. En los últimos meses las ocupaciones, las obligaciones y los compromisos que no se pueden eludir me han llevado a no poder dedicarme tiempo apenas. Cuando estaba “libre” el cansancio me dominaba y el descanso ya no era activo sino tan pasivo que al final el sueño me vencía, y así un día y otro, y otro. Por fin llegan los días de liberación.

Tengo “en lista de espera” para este verano un montón de libros para leer y de “pelis” para disfrutar de noche, al fresco, sin que “la lucha con Morfeo” se entable y así pueda pasarmelo bien con la película sin interrupciones y “del tirón” como a mí me gusta.

Tengo en plena lectura tres libros:

- Una novela policíaca : “Muerte en un país extraño” de Donna Leon (esta es la cuarta o quinta aventura del comisario Brunetti que leo, todas ellas muy atractivas, novela negra con acción en Venecia y su entorno, como todas las de esta escritora norteamericana)

- Un ensayo sobre el cambio climático en España "El año que mi abuelo vio llover" de Tomás Molina, muy didáctico y ameno.

- "El Hijo del Cielo", de Victor Segalen es un curioso libro de “tema chino” que encontré en la biblioteca pública de mi ciudad (el "tema chino" no puede faltar, por supuesto, y es, si no el eje de mis lecturas, sí la "rama más gruesa" de mi particular "árbol de libros")
Cuando termine esta novela le dedicaré una entrada en este blog.

- En lista de espera con intención de leer este verano, están :



"La última emperatriz" de Anchee Min

"...Historia, exotismo y personajes fascinantes en una novela sobre la China de la decadencia imperial y los grandes conflictos coloniales que finalmente desembocarían en la I Guerra Mundial. China, siglo XIX. La joven y valiente emperatriz Orquídea debe gobernar un país en pleno declive y un palacio marcado por las intrigas. Anchee Min nos ofrece el vibrante retrato de las hazañas de la última emperatriz de China, a quien conocimos en su anterior novela, La ciudad prohibida (Grijalbo, 2004). En medio de grandes conflictos coloniales, tras la muerte del emperador, Tzu-Hsi gobernó con determinación a un país inmenso y complejo, sometido a graves presiones internacionales, aunque para ello tuviera que renunciar al amor y la felicidad. Un vívido retrato de una de las épocas más apasionantes de China a través de una madre, amante y emperatriz que marcó el curso de la Historia. Los lectores de La ciudad prohibida encontrarán una continuación apasionante, aunque ambos libros se pueden leer de manera independiente..."



"Flores de Febrero" de Fan Wu


"...Ming, de diecisiete años, y Yan, de veinticuatro, solo tienen en común el hecho de estudiar en la misma Facultad. Ming, idealista y preocupada, vive en un mundo de libros, música e imaginación. Yan, en cambio, es sexy, cínica y salvaje, sin sentido del hogar o de la familia. Aún así, al conocerse..."













"Las baladas del ajo" de Mo Yan

"...El autor chino Mo Yan es crítico con su país. Con sus abusos, sus tradiciones obsoletas y sus injusticias. Sin embargo, él es hijo de China, para bien o para mal, y se niega a rechazar o a abandonar su país. "Un escritor siempre tiene que estar con su pueblo", afirma tajante.

Vive en Beijing, es profesor de Literatura en las Fuerzas Armadas de su país y, a través de sus novelas, ha retratado la China del último siglo. Siempre teniendo en cuenta sus propias experiencias, que reconoce que suponen casi un 70% de sus novelas, ha escogido a los débiles y oprimidos como protagonistas.

En Grandes pechos y amplias caderas fijó su atención en el machismo y los sufrimientos de una mujer obligada a tener el siempre ansiado hijo varón. En Las baladas del aj (Kailas), su última novela en llegar a España aunque la escribió hace veinte años, narra la represión de la revuelta campesina de mediados de los ochenta..."



"Las orquídeas rojas de Shanghai" de Juliette Morillot

"...Entre batalla y batalla, los soldados y kamikazes del emperador japonés Hiro- Hito calmaban los horrores de la guerra con un cuerpo especial de mujeres, creado en la década de los años 30, cuyo trágico destino narró la escritora Juliette Morillot en una novela recién traducida al español. Procedentes de las colonias japonesas, «varios cientos de miles de coreanas, chinas y filipinas», vírgenes de preferencia, secuestradas a menudo a la salida de la escuela, acompañaron hasta 1945 al ejército nipón en los sueños de conquista asiática de su emperador, cuenta Morillot en «Las orquídeas rojas de Shanghai»..."

14.6.08

Me acuerdo hoy de Su Dongpo


Su Dongpo (Su Shi) nació en la recientemente castigada Sichuan hace casi mil años (1036--1101)
Es uno de los poetas más famosos de China y quizás el que más de la Dinastía Song.
Poeta, calígrafo y pintor , así como funcionario imperial, fue muy crítico con el poder y sus abusos lo que le valió la antipatía, la marginación, la cárcel y el exilio finalmente. Aunque hombre sosegado y muy prudente, no pudo eludir por ética personal la crítica a aquellos que consideraba poco competentes. Siendo como fue, director de la Biblioteca Imperial y antes juez y alto funcionario, osó hacer sugerencias al emperador y esto le valió ser obligado a exiliarse a Hubei (precisamente a la comarca en la que mi hija mayor nació) Volvió a la corte pero, otra vez fue apartado por los poderosos. En el último tramo de su vida, desengañado, pero lúcido decidió vivir una vida menos activa y más contemplativa, dedicado a escribir y pintar. Hoy en día podemos disfrutar de su alta sensibilidad y no menos elevado sentido común.
Hablo de él hoy precisamente porque esta semana en la que se ha hablado, entre otras cosas de miembros y "miembras" , me ha dado por pensar en la competencia de nuestros gobernantes, en la prudencia y la sabiduría de los que rigen nuestras vidas y me ha venido a la memoria uno de sus poemas que creo, puede estar precisamente muy de actualidad.
Su Dongpo, con ironía y haciendo apología de la inteligencia, que no es nada sin la prudencia, recordando su propia experiencia vital y mientras baña a su hijo pequeño, refrexiona sobre el futuro de éste y dice:

Todos quieren tener un hijo inteligente,
pero la inteligencia me ha arruinado la vida.

Así que quiero que mi hijo
sea tonto y estúpido:
Sin penas ni penalidades
llegará a ser ministro.
Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •