31.3.07

Tiempo para pensar, tiempo para leer, tiempo para escribir



En las últimas semanas he estado ocupado en exceso para tener el tiempo necesario y la calma precisa para escribir en este rincón. Las obligaciones nos reclaman a veces más de lo que desearíamos y el sosiego que se necesita para poner por escrito las reflexiones que uno tiene, brilla por su ausencia.
En lugar de calma y tranquilidad para escribir uno tienen la tiranía del calendario y el reloj a los que no puede sustraerse y frente a los que uno, de cuando en cuando, debe echar mano de aquellos principios filosóficos y psicológicos que ha ido aprendiendo por la vida para no dejarse llevar por la tensión en exceso que nuestra cotidianeidad nos plantea.
Como con los ejercicios que uno debe hacer para mantenerse en forma, la vuelta a lecturas que han sido importantes para nuestra formación, deben ser rescatadas de vez en cuando para recordar, refrescar y poner al día nuestra mente con esos pensamientos que una vez fueron iluminadores y de gran utilidad.
Por ejemplo, estos días he recordado algo de un libro que me encantó en su momento y me que resultó muy útil. Cual botiquín, de vez en cuando he recurrido a él. Se llama "La Conquista de la Felicidad" y lo escribió a principios del siglo pasado Bertrand Russell.



En un lugar de ese delicioso libro se dice que ante un desafío, un problema o una duda, debemos pensar con intensidad, intentar ver la solución, dándole todas las vueltas que precise y dedicándole todo el tiempo que requiera y no cejar en la busqueda de la solución hasta tomar una decisión y una vez tomada ésta no volver a pensar más .
Ordenamos nuestro pensamiento y por tanto nuestras vidas cuando uno toma decisiones y una vez tomadas éstas no vuelve sobre ellas.
Dice un proverbio chino "para talar rápido un árbol, dedica el doble tiempo a afilar el hacha". En nuestra querida lengua decimos de un modo algo basto también "a lo hecho pecho"


Aparte de calentarme la cabeza con estas cosas, algunos ratitos los he dedicado a leer. Tengo ahora entre manos "Todo Bajo el Cielo", de Matilde Asensi. Es lo primero que leo de esta autora de best-sellers y en honor a la verdad, diré que me está resultando muy entretenido. En él estoy viendo todos los tópicos que sobre China se tienen en occidente, pero no lo digo en un tono peyorativo. Es una novela de aventuras en la mejor tradición de éstas y para hacer reconocible y atractivo el escenario y la época en la que se desenvuelve la acción, Matilde Asensi echa mano de la historia, el arte, el pensamiento chinos más reconocibles en occidente. Novela de acción que te distrae aunque, en mi humilde opinión, no va más allá.



Tiene su mérito escribir sobre un lugar sin haber estado nunca allí. Matilde Asensi, en una entrevista en la televisión dijo que ella no había estado nunca en China, por tanto el trabajo de documentación para escribir esto ha sido grande y por lo que se ve por las ventas de esta novela , muy productivo.



Cuando escuché la entrevista me acordé de Julio Verne, quien apenas salió de Francia y en cambio escribió extraordinarias novelas que se desarrollan por todo el planeta, entre ellas "Las tribulaciones de un Chino en China", novela que se puede descargar >>>aquí<<< y que tiene una versión cinematográfica, que no he visto, protagonizada por Jean Paul Belmondo y Ursula Andrews.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •