27.10.13

. . . sí a cada hora y minuto . . .


 
No mires con tanta importancia
 a los bienes y a la riqueza,
  mas sí a cada hora y minuto
  de tu adolescencia. 
La flor hay que cogerla a tiempo, 
 antes de que se mustie.  
Si no, sólo te quedas 
 con la rama desnuda y seca.

                                    Du Qiulian (poetisa de la Dinastía Tang)

20.10.13

Una Vida Sencilla


Se preguntaba  Confucio que si las personas no respetan a sus mayores, en que se diferencian entonces de los animales.  Es sabido que en la cultura oriental, los mayores, por el sólo  hecho de serlo son motivo de respeto. La cultura occidental,  en esta sociedad global, lentamente "contaminando" a la sociedad oriental con sus   valores de competitividad  y eficiencia y que unidos a  la velocidad y al culto al dinero, poco a poco,  va convirtiéndose en  algo universal, global, y por tanto, también chino.
 En occidente, esa minusvaloración de lo viejo,  también, no sé muy bien por qué,  se ve afectada por "la cultura de lo joven" que con frecuencia está sobre valorada y por consiguiente,  se tiende a ver lo antiguo, lo viejo, y no digamos al anciano , como algo, como alguien  que ya no sirve, que no aporta nada económicamente valioso  y que por tanto a menudo,  representa  un estorbo.

Este verano, se ha promulgado en China la primera ley de protección a los ancianos  (obligaciones  de los familiares , nada se dice de la protección del Estado, como representante de la sociedad en su conjunto)
Se obliga por esta ley a visitar y ayudar económicamente a los familiares ancianos en consonancia con los principios confucianos que lentamente se van desdibujando.

En España, también empieza a pasar algo parecido. 
Recuerdo cuando era niño, con nuestra abuela viviendo en casa, que me llamaba poderosamente la atención la forma en que otras sociedades más desarrolladas trataban a sus mayores. Me resultaba extraño que hubiese tantos  ancianos con hijos que viviesen en  residencias. Mis amigos tenían casi todos a un abuelo o una abuela en casa. Las residencias de ancianos, era la excepción, no la norma.
Reflexiono sobre todo esto tras haber disfrutado 
ayer  de la película  "Una vida sencilla" , de   Ann Hui
Un par de horas de sosiego y de  disfrute de emociones simples y corrientes, pero a la vez profundas.
Película de ritmo lento y breves diálogos,  que nos muestra una  situación y unos personajes con los que nos podemos sentir identificados de alguna manera u otra.
 Cinta, repito,   que emociona  y hace reflexionar  sobre muchas cosas; principalmente sobre  la vejez, y también sobre  la gratitud y la soledad. 
Historia situada en  Hong Kong, pero que podría ser en cualquier otro lugar y en cualquier otro tiempo.
Magnífica interpretación de Deanie Yip y  de Andy Lau.
Una sencilla historia que te hace reflexionar sobre  el valor  que los mayores  merecen. Ideas de gratitud y amor hacia los que en otro tiempo contribuyeron a lo que ahora somos.








6.10.13

de turistas y educación








 










 Una de las cosas que más me ha llamado la atención en el reciente viaje que hemos hecho a China, es  la gran cantidad de turistas chinos que había por todas partes. Multitudes de familias visitando los lugares más emblemáticos del país y  sólo un puñado de  occidentales entre miles de nacionales. Quizás porque el verano no es una buena época por el calor sofocante, o porque no es destino de moda, o por la crisis, la verdad es que vimos a pocos europeos, en comparación con la última vez (hace doce años)














Esta noticia que hoy he leído en el 20 Minutos me ha vuelto a confirmar lo eurocéntricos, o simplemente ignorantes,  que podemos llegar a ser. Esa supuesta guía para turistas  no se corresponde con la realidad de lo que yo he visto. Para encontrarse un guarro o un tonto, hay decenas y decenas de personas "normales" cuyo comportamiento no llama la atención en absoluto. 
Me molesta ese gusto por las "noticias frikis" siempre que se habla de China. 

Vivo en Córdoba, ciudad Patrimonio de la Humanidad, visitada por miles de turistas de todo el mundo (también chinos) y la verdad es que la práctica totalidad se comporta con correción. Nada que ver con los jóvenes borrachos que procedentes de toda Europa que se mueven por nuestras costas, ni la de los españoles vociferantes y prepotentes que con frecuencia se hacen notar por cualquier rincón.





En YangShuo (hermosísima ciudad turística del sur de China) me llamó la atención unos niños que correteaban en una tienda, gritando y tocándolo todo (uno de ellos llegó a abrir la espita del depósito de agua que había a la entrada de la tienda, dejándolo abierto y obligando a la dependienta a levantarse corriendo e ir  a cerrarlo). No imagináis la mirada de asombro e indignación que les echó a los pequeños y a sus impasibles padres. 
Ya imagináis de donde procedían estos turistas que sí necesitaban de una "guía del turista bien educado". 
Vergüenza ajena sentí .
Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •