28.11.09

Nuestra patria común es la belleza


"Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla"
Confucio


"Siempre lees libros sobre China" me comenta mi hija mayor. Si bien es verdad que leo mucho sobre el país de nacimiento de nuestras hijas, también leo otras muchas cosas , de muy variado tema y procedencia., es natural que así sea, ya que aunque China, con su cultura y por supuesto su literatura, tienen, por razones obvias, una enorme atracción sobre mí, también otros temas, otros autores y otros países captan mi atención.

Lo último que he leído, por recomendación de un amigo es "La Elegancia del Erizo", de Muriel Barbery.

Seguro que muchos de vosotros habréis disfrutado con esta novela , éxito de ventas desde hace un par de años en Francia y en otros muchos lugares del planeta. Me ha gustado , si bien al principio no me sedujo mucho, pasado el primer tercio, me atrapó de tal manera que lo devoré en poco tiempo, dejándome un buen sabor de boca y con la idea de volver sobre ella. Tiene reflexiones que requieren una lectura pausada , tranquila, dejando de vez en cuando el texto aun lado y deteniéndose a pensar...



Reproduzco a continuación un pasaje de la novela donde se cita la adopción y que me ha hecho volver sobre la idea de los problemas de identidad que pudiesen tener en un futuro nuestras hijas.

Una de las protagonistas es una niña superdotada que posee una extraordinaria y aguda capacidad de reflexión sobre todas las cosas y que además, dada su enorme sensibilidad, es capaz de emocionarse hondamente ante cualquier manifestación de belleza. Es muy crítica con todo y piensa que su vida no tiene el sentido por lo que decide poner fecha de caducidad a su existencia. En un momento de la novela , nos la encontramos en compañía de su tía y su prima “Síndrome de Down”, en una cafetería frecuentada por personas de clase alta, en el París más glamuroso y cuenta:


"...En la mesa junto a la nuestra había una pareja con un bebé. Una pareja de blancos con un bebé asiático, un niño que se llamaba Théo. Hélene y ellos se han caído bien y han pegado la hebra un poco. Se han caído bien por ser los tres los padres de un niño diferente, por supuesto, por eso se han reconocido y han entablado conversación. Nos hemos enterado de que Théo era un niño adoptado, que tenía quince meses cuando lo trajeron de Tailandia, que sus padres habían muerto en el tsunami, así como todos sus hermanos. Yo miraba a mi alrededor y me preguntaba: ¿cómo se las va a apañar? Estábamos en Angelina, al fin y al cabo: todas esas personas bien vestidas, que paladeaban con aire afectado unos dulces birriosos y que no estaban ahí más que por. ..pues por la significación del lugar, la pertenencia a cierto mundo, con sus creencias, sus códigos, sus proyectos, su historia, etc. Algo simbólico, vaya. Cuando se toma el té en Angelina, se está en Francia, en un mundo rico, jerarquizado, racional, cartesiano, regulado. ¿Cómo se las va a apañar el pequeño Théo? Ha pasado los primeros meses de su vida en una aldea de pescadores en Tailandia, en un mundo oriental, dominado por valores y emociones propias donde la pertenencia simbólica quizá se ponga en práctica en las fiestas del pueblo cuando se honra al dios de la Lluvia, en el que los niños viven inmersos en creencias mágicas, etc. y de repente helo aquí en Francia, en París, en Angelina, inmerso sin transición en una cultura diferente y en una posición que ha cambiado de manera radical: de Asia a Europa, del mundo de los pobres al de los ricos. Entonces, de repente, me he dicho: quizá, dentro de unos años, Théo tenga ganas de quemar coches. Porque es un gesto de rabia y de frustración, y quizá la rabia y la frustración más grandes no sean el paro, ni la pobreza ni la ausencia de futuro; quizá sea el sentimiento de no tener cultura porque se está dividido entre varias culturas, entre símbolos incompatibles. ¿Cómo existir si uno no sabe dónde está? ¿Si se tiene que asumir a la vez una cultura de pescadores tailandeses y otra de grandes burgueses parisinos? ¿De hijos de inmigrantes y de miembros de una gran nación conservadora? Entonces uno quema coches porque cuando no se tiene cultura, uno deja de ser un animal civilizado y pasa a ser un animal salvaje. y un animal salvaje quema, mata y pilla. Sé que no es muy profundo, pero después de esto al menos sí se me ha ocurrido una idea profunda, cuando me he preguntado: ¿ y yo? ¿Cuál es mi problema cultural? ¿De qué manera estoy yo dividida entre distintas creencias incompatibles? ¿Qué me hace ser un animal salvaje? ... "


He pensado en mis hijas cuando crezcan un poco y en las situaciones en que la vida les pueda hacer que reflexionen , como hace la chica protagonista de la historia, en el sentido de pertenencia a una clase social, a un entorno, a un país, a una cultura.

Cuando les lleguen situaciones que las desequilibren, que les llegarán, espero que sepan, tras momentos de confusión, de duda, cuando parezcan que pueden caer, recuperen el equilibrio y sigan hacia adelante con paso seguro.


De la lectura del libro, una conclusión que he sacado, es que la patria común de todos los seres humanos, lo que nos ayuda a llevar una existencia consciente plena y en constante crecimiento , independientemente de nuestro origen y de las circunstancias vitales que nos surjan , está en la belleza de las cosas, en el arte del que se impregna la vida cotidiana y que a veces nos es tan difícil de apreciar.


22.11.09

"El caso de las dos ciudades" Qiu Xiaolong



Mirando las novedades editoriales en una librería de mi ciudad me topo con la portada de la cuarta novela editada en España de Qiu Xiaolong, "El caso de las dos ciudades". Inmediatamente la compro. En cuanto termine la lectura que tengo entre mano empezaré con esta nueva entrega del Inspector Chen Cao. Seguro que me gustará como me ha pasado con sus anteriores entregas


El caso de las dos ciudades

Qiu Xiaolong

Almuzara


Una vez más Qiu Xiaolong, el exitoso autor nacido en Shanghai y residente en Washington, nos brinda una obra que es una excelente novela policíaca y al mismo tiempo una ventana desde la que contemplar la China urbana contemporánea. Como en sus anteriores obras, su hechizo seduce a toda clase de lectores, no sólo a los seguidores acérrimos del género negro.


El caso de las dos ciudades es el cuarto título de la saga que ha hecho célebre a Xiaolong, y uno de los más logrados. En esta ocasión el inspector Chen Cao, de la policía de Shanghai, ha de investigar la corrupción propiciada por las recientes reformas económicas, que alcanza a las altas instancias del Partido Comunista. El anterior encargado de dicha tarea fue hallado muerto en un burdel, tras ingerir una gran dosis de una variedad de "viagra chino". Las pesquisas de Chen le llevarán hasta Estados Unidos al frente de una delegación de escritores en visita de intercambio cultural, y tras la pista de Xing Xing, un magnate que huyó para evitar su procesamiento. Chen se verá atrapado en su intento por preservar su honradez profesional bajo los condicionamientos de un régimen represivo.


Esta novela de Xiaolong es también un feliz tributo a la poesía clásica china. Chen, que fue poeta antes que policía, recita diversos poemas en respuesta a los acontecimientos que se van sucediendo. El resultado es fascinante para el lector occidental, que descubre con arrobo la sutileza y filosofía oriental que encierran esas citas.



Fuente: La balacera


13.11.09

Phillipp Röster, Ministro alemán de Sanidad

Phillipp Röler y su esposa


Todos los padres deseamos lo mejor para nuestros hijos. A veces fantaseamos sobre su vida adulta y nos los imaginamos disfrutando de una buena profesión y con una vida plena y creativa.
Los que tenemos hijos adoptados, además deseamos que nuestros hijos se integren a la perfección en la sociedad en la que viven y sean competentes en lidiar con los problemas que asociados a su origen le puedan deparar.
Es muy estimulante observar casos de éxito en la integración social de personas que tuvieron unas circunstancias similares a las de nuestras hijas. He sabido por Shari , con quien he coincidido en las jornadas de Escuela y Adopción que cité en el último "post", del nuevo Ministro de Sanidad del ejecutivo alemán, cuyo origen está en Vietnam.
Phillipp Rösler fe adoptado con nueve meses en un orfanato de aquel país por una pareja alemana. Es cirujano de profesión y ha sido ha un exitoso ministro de Economía en el estado federado de Baja Sajonia.


Los que lo conocen dicen de él que es "lúcido e inteligente". Algunos de sus rivales políticos lo llaman despectivamente "el chino" y en una entrevista dada a un semanario afirma haber sido siempre consciente de la diferencia de sus rasgos y no haber tenido problemas ("cuando niño no se metían conmigo pues pensaban que con mis rasgos asiáticos tenía que ser un buen karateca") Afirma que su padre siempre le animó a no dejarse nunca intimidar por sus rasgos.
Nunca ha sentido interés por sus raíces vietnamitas hasta que se ha casado y ha tenido dos hijas gemelas. Su esposa le animó a visitar Vietnam, cosa que hizo en 2007.


11.11.09

Adopción y edad adulta


J. Michael Short for The New York Times
Kim Eun Mi Young in her San Antonio home with family photographs and mementos.

A través del blog "Adoption Talk" he sabido de un interesante reportaje en "The New York Times" sobre los adoptados en Corea y la búsqueda de su identidad, que me ha vuelto a hacer reflexionar sobre la identidad étnica y el encaje de ésta en la vida de nuestras hijas. El reportaje, con testimonios de adultos que fueron adoptados en Corea, nos da unos datos muy interesantes que nos tienen que hacer pensar muy seriamente a todas la familias que nos hemos formado mediante la adopción, y sobre todo a las que estamos formadas por personas con diferentes orígenes y rasgos étnicos, sobre la importancia real, la valoración y la trascendencia que puede tener el origen de nuestras hijas adoptadas, en sus vidas, no sólo en la infancia y adolescencia, sino también en la edad adulta.


DIFFERENT
Kim Eun Mi Young in an undated photo with her brothers, David, left, and Shawn.
Growing up, she says, “at no time did I consider myself anything other than white.”

Dice el reportaje, citando datos de un estudio sobre adopción, que el el 78% de los encuestados, durantes la infancia, se sentían "blancos" y querían ser" blancos" cuando eran niños y también como el origen étnico, según datos y distintos testimonios recogidos va asimilándose muy lentamente conforme se van haciendo mayores y cómo éste empieza a "enjacar" cuando ya se es adulto.
Se desprende de su lectura, que es un proceso que dura toda la vida.
Recomienda el estudio un mayor apoyo a las familias adoptivas y el reconocimiento de que la adopción crece en importancia en las distintas etapas madurativas, incluida la edad adulta.

España, hasta hace nada, era una sociedad muy homogénea racialmente. La importancia que a la genealogía se le da en los Estados Unidos , al origen que cada comunidad norteamericana posee , no existe en nuestro país.
Los norteamericanos, se reconocen , aparte de ciudadanos de un mismo país, también como parte de un grupo o comunidad según su origen:
Irlandés, italiano, afroamerciano, hispano, noruego, , ruso, chino,....
No sé hasta que punto ésto marca una diferencia con nuestra sociedad y cómo ésto puede marcar diferencias en como sienten y como integrarán la identidad nuestras hijas hasta la edad adulta, pero es útil saber, cuanto más mejor y estar atentos.
Nuestras hijas pueden que tengan sentimientos de confusión en la identidad, como los de los protagonistas del reportaje y nosotros no lo sepamos.
La verdad es que la adopción exige de nosotros un mayor esfuerzo de empatizar y conocer los sentimientos de nuestras hijas y exige de nosotros prepararnos para ser un apoyo firme en momentos de duda, zozobra y confusión que puedan surgir y que sepamos darle la respuesta ajustada.



Hoy y mañana se celebran en Córdoba unas jornadas sobre "Adopción y Escuela" organizadas por la asociación local de familias relacionadas con la adopción "Tejiendo Sueños" Pienso que casi debería ser obligatoria la asistencia de todos aquellos padres cuyas familias son o serán formadas mediante la adopción.
Desgraciadamente algunos padres adoptivos piensan que "el cariño lo es todo y todo lo cura " y se muestran reacios a conocer aquellos problemas y retos que nuestras hijas tienen ante sí por el hecho de haber sido adoptadas en otro país y por poseer otros rasgos.

8.11.09

Efecto Mariposa de nuestras vidas



El valor de lo que somos está en los demás.

Quizás a veces pensemos que nuestra vida es, ha sido plana, mediocre y un fracaso, pueden llegar a pensar algunos. Podemos valorar que el coste de nuestra existencia es elevado para lo que somos, para lo insignificante que nuestra vida es para los demás y no digamos para el Cosmos, que percibimos indiferente a nuestra existencia, pero... no es cierto.

La trascendencia de nuestros actos es desconocida ya que no sabemos las consecuencias que nuestras acciones a largo plazo tienen. Quizás un gesto sencillo hacia alguien, una palabra, provoca una cadena de reacciones cuyo final ignoramos pero que a buen seguro no es una inutilidad ni está en desarmonía con el Cosmos al que siempre hemos pertenecido y perteneceremos.

Nimias acciones trascienden de forma espectacular y cambian el rumbo de la existencia de otros. Ese es el valor de lo que somos, la trascendencia de nuestra vida está en los demás.

Es nuestro particular "efecto mariposa"



Me acuerdo de la popular película de Capra "Qué bello es vivir", donde se nos muestra a un derrotado y abatido protagonista que piensa en la inutilidad de su existencia y decide acabar con ella. Antes de suicidarse pasa ante él la vida "sin él". Comprueba como su existencia "valió la pena" ya que sus actos, en apariencia sencillos y sin valor a la larga produjeron efectos trascendentes en la vida de los otros.

Cuando toma conciencia del valor de su vida decide continuar y hacer algo tan sencillo como "actuar", con honestidad y coherencia siendo fiel a él mismo.


Hay un popular cuento taoista cuya moraleja es la trascendencia de los hechos fortuitos y la importancia que pueden tener en nuestra vida y la de los demás:




Había una vez un campesino chino, pobre pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo.

Un día el hijo le dijo: -¡Padre, qué desgracia! Se nos ha ido el caballo.

-¿Por qué le llamas desgracia? - respondió el padre, veremos lo que trae el tiempo...

A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otro caballo.

-¡Padre, qué suerte! - exclamó esta vez el muchacho - Nuestro caballo ha traído otro caballo.

-¿Por qué le llamas suerte? - repuso el padre - Veamos qué nos trae el tiempo.

En unos cuantos días más, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo.

El muchacho se quebró una pierna.

-¡Padre, qué desgracia! - exclamó ahora el muchacho -. ¡Me he quebrado la pierna!

Y el padre, retomando su experiencia y sabiduría, sentenció:

-¿Por qué le llamas desgracia? ¡Veamos lo que trae el tiempo!

El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, sino que gimoteaba en su cama.

Pocos días después pasaron por la aldea los enviados del rey buscando jóvenes para llevárselos a la guerra.

Vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo.

El joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver que lo malo no era tan malo y que siempre hay algo bueno esperando.

A veces pienso en estas cosas, en nuestras hijas, lo que representamos para ellas, lo que hubiese ocurrido si nuestros destinos no se hubiesen cruzado.

La vida es misteriosa y fascinante.


2.11.09

Día de los difuntos.


En el santoral, hoy es el Día de los Difuntos. Muchas familias españolas siguen la tradición de visitar los cementerios y recordar a sus seres queridos ya fallecidos. Muchas personas no sólo dejan flores sino que también hacen labores de mantenimiento de las lápidas y adornos, fregándolas y repintando leyendas y epitafios. Una vez acabado este rito anual, es corriente visitar los lugares donde reposan los restos de otros familiares menos cercanos o cuyo fallecimiento es ya lejano.
He acompañado este año a mi mujer y su hermana al cementerio donde están enterrados sus padres. Nuestras hijas nos han querido acompañar puesto que deseaban saber dónde están enterrados sus abuelos maternos que nunca conocieron. Creo que es bueno acercarse a la muerte de una forma natural percibiendo que es parte de un ciclo eterno de regeneración. Hacía una decena de años que no iba por el camposanto y he reflexionado sobre el tiempo de nuestra existencia y sobre lo efímero de ésta, de ahí el valor de
vivirla a fondo.
El cementerio es ahora bastante mayor de como lo recordaba la última vez , donde los fallecimientos más recientes ocupaban una parte, un extremo que ahora ha quedado en medio de un mar de lápidas y cruces. Muchas lápidas no son arregladas ni tienen flores, puesto que la persona que está ahí enterrada ya no está en la memoria de nadie. Reflexiono en que ahí es cuando verdaderamente "morimos" como seres individuales, cuando los que nos recordaban ya han fallecido también.

"... Aquí fue la morada antigua del rey Wu;
libre crece la la hierba hoy sobre sus ruinas.
Más lejos, el inmenso palacio de los T'sing, antaño tan
suntuoso y tan temido.
Todo eso fue y no es , todo llega a su término.
Los hechos y los hombres viajan hacia el morir,
como pasan las aguas del Río Azul a perderse en el mar."
Li Bai

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •