26.5.09

Zoete Tomaat - (Tomate Dulce)

Esta mañana, mi hija pequeña está siendo peinada por su madre antes de ir al colegio y mirándose al espejo abre mucho los ojos y exclama : "Así, con los ojos muy abiertos, no parezco china. ¿A que parecen ojos cordobeses?"
La identidad regresa una y otra vez...
Me he acordado de este comentario al ver este corto holandés que reproduzco a continuación y que reflexiona sobre la identidad, el origen y la madre biológica. Me ha gustado. He sabido de él gracias al blog amigo de Yoli "Musings"


24.5.09

convivir con la tristeza

DSC_0268 (Small)

"La pálida luna alumbra entre nubes dispersas en el cielo otoñal.

La embriagadora belleza de la escarcha pesa sobre el follaje y lo humilla hacia el frío del torrente.

Sola ante la ventana, soporto el peso de los días, y nada viene a aligerarlo.

Y compongo poemas que voy borrando a medida que los corrijo.

A lo largo de la balaustrada, florece el oro de los crisantemos.

El odioso clamor de las cigüeñas deja caer su pesadumbre del cielo glacial.

Y yo, tras la celosía, en la oscuridad de mi solitario pabellón, ¡sola,quemando perfumes, y soñando... sola!"

Chao Su Cheng

En numerosas ocasiones, todos nos hemos sentido en algún momento, en mayor o menor grado como Chao Su Cheng , poetisa que vivió en China en el siglo XII, y que según parece fue dada en matrimonio con un individuo de "estirpe vulgar". Se sintió toda su vida triste, y esta tristeza se refleja en sus poemas.

Cuando uno se siente triste, cuando se nos nubla la mente y el corazón se encoge, miramos alrededor y contemplamos la belleza de las cosas y la comparamos con nuestro estado de ánimo.

Todas las personas, de un modo u otro, haciendo una cosa u otra, como Chao Su Cheng , "componemos poemas que borramos a medida que los repasamos". Ante la adversidad, la pena, la fealdad, la injusticia,... giramos la vista hacia las cosas bellas que también nos muestra la vida y "seguimos soñando".

17.5.09

Preguntas



Nuestra hija pequeña (cerca de los ocho años) tiene por costumbre, como antes hacía su hermana, que la tomemos en brazos después de cenar. Le gusta "hacer su nidito" con cualquiera de nosotros dos antes de que llegue la hora de prepararse para irse a la cama. Es en este rato cuando a veces hace "las preguntas" que de modo recurrente nos formula sobre su origen, su nacimiento, su familia biológica, China... No es algo que plantee a diario pero sí de vez en cuando. Me alegro de que haga estas preguntas, ya que indica que confía en nosotros y necesita compartir lo que le imquieta sin guardárselo para ella. Va formando lentamente su personalidad y necesita ir atando cabos, juntando piezas de su puzzle vital y busca nuestro apoyo. Cuando respondemos, siempre lo hacemos con la mayor naturalidad posible.
La otra noche volvió a preguntar:
¿Cuál es mi madre "verdadera", la de China o tú?

¿Por qué me dejó, no me quería?
Sabemos que busca rearfirmar nuestro incondicional amor, sin atisbo de duda. La imagen que le devuelve el espejo y muchas personas en distintos contextos, por el hecho de ser china, debe ser armonizado con su familia, sus padres "diferentes", tan amorosos hacia ella y su hermana como otros que conoce. Sabemos que necesita "asideros" , para no sentirse lo que llaman "niños banana", amarillos por fuera y blancos por dentro.
El amor no es suficiente y sabemos que nuestra hija busca no sólo seguridad afectiva, sino elementos para construir su identidad de un modo armonioso, sin contradicciones. El hecho de haber sido "dada en adopción" es algo que debe asumir lo mejor posible , con el que debe vivir, pero que no debe condicionar su vida. Tambien el hecho de tener los rasgos distintos a sus padres y a la mayoría de personas que conoce debe ser algo que asuma con naturalidad, con orgullo y sin complejo alguno.
Papá, ¿a que te gusta tanto la música china porque nosotras somos chinas?
China entró en nuestra vida con nuestras hijas y sin perder de vista quienes somos, qué cultura tenemos y cuál es el contexto en que vivimos, el hilo con el país de origen de nuestras pequeñas nunca debe romperse.
Cuando adoptamos a nuestras hijas en un país tan lejano, tan distinto, en cierto modo por respeto y agradecimiento, también asumimos el compromiso de adoptar ese país.
Nada de China nos es ajeno ni lo sentimos lejano.

10.5.09

Cerezos en Flor, de Doris Dörrie



Me ha encantado esta película de la realizadora alemana Doris Dörrie, de la que supe hace unas cuantas semanas a través del blog de Juan Pablo.
Es una cinta llena de poesía y de invitaciones a la reflexión. Es uno de esos filmes que una vez terminados, vuelven a ti en distintos momentos. El amor, el valor de las pasiones y los gustos íntimos, la complejidad de las relaciones padres e hijos, la belleza del paisaje y su relación con el tiempo y el arte y los sentimientos más personales...


Doris cuenta en esta interesante entrevista, como veinte años atrás, de un modo casual entró en contacto con Japón y de repente se produjo en ella un enamoramiento, una chispa de pasión , de fascinación por el país que desde entonces se ha ido acrecentando y que ya no le ha abandonado. Como ocurre con toda pasión que echa raíces, ésta se hace presente en su vida, en su cotidinianeidad y así en los últimos años, Japón y su cultura han aparecido en sus trabajos cinematográficos.

He sentido una cierta identificación con Doris, un cierto paralelismo entre lo que a ella le ocurre con Japón y a mi con China. De igual modo que la esposa del protagonista de esta bella historia está enamorada de Japón a través del Butoh, yo me enamoré de China como ya conté en esta otra entrada de manera que yo también deseo volver y en silencio respirar y vivir la atmósfera, los instantes que allí pasé, en el país donde mis hijas nacieron. Es difícil de explicar un sentimiento, pero para eso está el arte y en mi opinión, esta película serena, poética, reflexiva, transmite esos sentimientos de amor por algo que los que nos rodean quizás no entiendan ahora pero pueden llegar a entender y compartir en algún momento. Para el personaje de la esposa es el Monte Fuji, para otros puede ser la Gran Muralla, un Huton de Pekín, una bulliciosa calle de Wuhan o un banco en un parque de Nanchang ....

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •