31.3.07

Tiempo para pensar, tiempo para leer, tiempo para escribir



En las últimas semanas he estado ocupado en exceso para tener el tiempo necesario y la calma precisa para escribir en este rincón. Las obligaciones nos reclaman a veces más de lo que desearíamos y el sosiego que se necesita para poner por escrito las reflexiones que uno tiene, brilla por su ausencia.
En lugar de calma y tranquilidad para escribir uno tienen la tiranía del calendario y el reloj a los que no puede sustraerse y frente a los que uno, de cuando en cuando, debe echar mano de aquellos principios filosóficos y psicológicos que ha ido aprendiendo por la vida para no dejarse llevar por la tensión en exceso que nuestra cotidianeidad nos plantea.
Como con los ejercicios que uno debe hacer para mantenerse en forma, la vuelta a lecturas que han sido importantes para nuestra formación, deben ser rescatadas de vez en cuando para recordar, refrescar y poner al día nuestra mente con esos pensamientos que una vez fueron iluminadores y de gran utilidad.
Por ejemplo, estos días he recordado algo de un libro que me encantó en su momento y me que resultó muy útil. Cual botiquín, de vez en cuando he recurrido a él. Se llama "La Conquista de la Felicidad" y lo escribió a principios del siglo pasado Bertrand Russell.



En un lugar de ese delicioso libro se dice que ante un desafío, un problema o una duda, debemos pensar con intensidad, intentar ver la solución, dándole todas las vueltas que precise y dedicándole todo el tiempo que requiera y no cejar en la busqueda de la solución hasta tomar una decisión y una vez tomada ésta no volver a pensar más .
Ordenamos nuestro pensamiento y por tanto nuestras vidas cuando uno toma decisiones y una vez tomadas éstas no vuelve sobre ellas.
Dice un proverbio chino "para talar rápido un árbol, dedica el doble tiempo a afilar el hacha". En nuestra querida lengua decimos de un modo algo basto también "a lo hecho pecho"


Aparte de calentarme la cabeza con estas cosas, algunos ratitos los he dedicado a leer. Tengo ahora entre manos "Todo Bajo el Cielo", de Matilde Asensi. Es lo primero que leo de esta autora de best-sellers y en honor a la verdad, diré que me está resultando muy entretenido. En él estoy viendo todos los tópicos que sobre China se tienen en occidente, pero no lo digo en un tono peyorativo. Es una novela de aventuras en la mejor tradición de éstas y para hacer reconocible y atractivo el escenario y la época en la que se desenvuelve la acción, Matilde Asensi echa mano de la historia, el arte, el pensamiento chinos más reconocibles en occidente. Novela de acción que te distrae aunque, en mi humilde opinión, no va más allá.



Tiene su mérito escribir sobre un lugar sin haber estado nunca allí. Matilde Asensi, en una entrevista en la televisión dijo que ella no había estado nunca en China, por tanto el trabajo de documentación para escribir esto ha sido grande y por lo que se ve por las ventas de esta novela , muy productivo.



Cuando escuché la entrevista me acordé de Julio Verne, quien apenas salió de Francia y en cambio escribió extraordinarias novelas que se desarrollan por todo el planeta, entre ellas "Las tribulaciones de un Chino en China", novela que se puede descargar >>>aquí<<< y que tiene una versión cinematográfica, que no he visto, protagonizada por Jean Paul Belmondo y Ursula Andrews.



19.3.07

Imágenes de pobreza



Esta última semana se ha comentado mucho en distintos medios, la noticia de la regularización por ley de la propiedad privada en China, y en contraste y en relación con ésto (al menos en mi mente ambas cosas se han relacionado) quiero compartir con vosotros, amables lectores que me hacéis el honor de acercase a estas páginas, este enlace a unas emotivas fotos que tienen como protagonistas a niños de China para los que el desarrollo aún no ha llegado. He pensado que nuestras hijas podrían ser una de esas niñas que se ven en las fotos.
Ojalá las modernizaciones alcancen, más pronto que tarde, a los que más lo necesitan y más injustamente la pobreza maltrata.

11.3.07

Sobre la China de principios del siglo XX y los europeos que la visitaban



Se ha estrenado este fin de semana en las pantallas españolas "El Velo Pintado", película de John Curran basada en la novela homónima de Somerset Maugham . Existe otra versión de los años treinta del siglo pasado protagonizada por Greta Garbo. Cuando disponga de tiempo intentaré ver ambas. Parece que es una historia de occidentales en el contexto de la China de principios del siglo XX.



No he visto las películas y por tanto no puedo decir nada sobre ellas, pero sí sobre un libro de viajes de Somerset Maugham que leí hará un par de años, titulado En un biombo chino , donde se describe la impresión que la China de aquel tiempo produjo en Maugham.



En este libro de viajes, hace una descripción de aquellos europeos y norteamericanos que encuentra en su viaje por el Yangzi . Da la opinión que le merecen éstos, así como las cosas que más captaron su atención. Quizás, como muchos otros, hace demasiado hincapié en lo negativo que percibe a lo largo de este viaje. Algunas cosas son para que te impacten de por vida, desde luego; como por ejemplo un pasaje en el relato del viaje donde habla de un pozo que llega a ver donde se arrojaban a las niñas no deseadas. Espeluznante. Cuando lo leí me quede horrorizado y deseé que fuese una exageración.

También sobre occidentales y China es el último libro que he leído.
Se titula K; El arte del amor , de Hong Ying. Me ha gustado esta recreación de una historia de amor, supuestamente real, entre una mujer china y Julian Bell, sobrino de Virginia Wolf y que murió en la Guerra Civil Española en el bando republicano.
Lo que menos me ha gustado ha sido la parte final, cuando cuenta las andanzas de los Señores de la Guerra y de Milicianos Comunistas en enfrentamiento despiadado y en competentcia por supesarse en cuanto a crueldad y sadismo.
De esta escritora, lo que menos me gusta es precisamente ese poner el foco, quizás demasiado en mi humilde opinión, en la sordidez y en lo peor del ser humano. Igual ocurría en Verano de la Traición y en La Hija del Río,
ambas autobiográficas y que me gustaron mucho menos que K; El arte del amor

4.3.07

Confucianismo y Abuelos





Se dice que el pensamiento chino, en general, se sustenta en tres pilares que conforman gran parte de su vision de la vida y de su forma de ser como pueblo, son el Confucianismo, el Taoísmo y el Budismo.
Del Confucianismo, renegaron muchos intelectuales a principios del siglo pasado. Entrar en la modernidad suponía abandonar algunos principios confucianos que eran del todo incompatibles con la libertad personal (por ejemplo la sumisión absoluta a la voluntad paterna por parte de los hijos y también la obediencia total de la mujer a la voluntad del hombre)

He leído esta semana pasada un artículo en China Daily que habla de la publicación de un libro de una profesora de la Escuela Normal de Pekín (al parecer el libro tiene éxito en la venta) en el que se intenta divulgar lo mucho que de positivo hay en las enseñanzas confucianas, contextualizar su contenido y sobre todo crear un puente entre la antigua filosofía confuciana y su adaptación a la nueva y cada vez más moderna sociedad china.
Es bueno que se revise esta corriente del pensamiento tan interiorizada en el pueblo chino y que se destaque lo que de positivo tiene esta filosofía de la vida como son por ejemplo los principios de armonía social, respeto al semejante y la honestidad, rectitud y coherencias personales.

Si hay algo que diferencia al pueblo chino de otros es el gran énfasis que siempre se hace en lo social, en los intereses de las sociedades antes que en los de los individuos que la conforman.

Relacionado con lo anterior en cuanto a costumbre y principos confucianos, he leído también esta semana pasada, esta otra noticia en la que se cuentan las dificultades que las personas mayores en las zonas rurales de China empiezan a tener por tener que duplicar el trabajo en una edad en la que tradicionalmente , los hijos y nietos se han volcado con ellos como mandan los principios confucianos.


Ahora deben seguir tarabajando su trocito de tierra y a la vez ocuparse de los nietos.
La tradición del cuidado de los mayores por parte de los hijos se está rompiendo, cuando no invirtiendo. En la China de hoy en día muchos trabajadores que emigran del campo a las grandes ciudades dejan a cargo de sus padres a los hijos, con lo que la carga de trabajo de los abuelos es muy grande, ya que se ocupan de cuidado del pequeño trozo de tierra familiar así como de los nietos.
Esta situación plantea grandes incognitas para el futuro de China que debe encontrar con urgencia una red de seguridad para el futuro de los mayores que de otro modo estaría condenados apasar sus últimos días en el peor de los escenarios y completamente opuesto a la tradición. Aquí también los abuelos se ocupan de los nietos, pero en la mayoría de los casos, los abuelos, ya jubilados tienen una paga que les ayuda a vivir y en muchos casos ayuda a los hijos desbordados por hipotecas y otros gastos.
La segunda vez que estuve en Pekín me hizo gracia ver como a la salida de los colegios se producía una escena idéntica a la que ocurre en los colegios españoles, decenas de abuelos llevando las carteras del nieto y éste feliz con una chuchería camino de la casa. Imágen idéntica a la de cualquier ciudad española.
Recordando esto me ha dado por pensar ¿Acabarán estos "pequeños emperadores" faltando al respeto a sus abuelos? Esa es otra diferencia. En China el respeto hacia los mayores está muy vivo., mientras aquí lo vamos perdiendo. Cuando yo era pequeño ese respeto existía.
Ya que nos vamos olvidando de él, no nos vendría mal a los españoles un poco de las enseñanzas de Confucio.
Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •