27.1.07

El Camino Medio (girando a la derecha)



Atraído por su subtítulo compré El ABC de la felicidad. Aristóteles, Buda y Confucio, de Lou Marinoff.
La primera parte me ha gustado. Es de agradecer siempre los intentos de unir filósofos de lugares y épocas distintas, de buscar en ellos puntos en común. Dice cosas interesantes de las relaciones entre la geometría y la filosofía. Expone con un lenguaje claro y muy sencillo de entender los fundamentos de las filosofías de la Grecia Clásica, el budismo (y su origen en el hinduismo) el taoísmo y el confucianismo ; así como lo que Marinoff llama la religiones abrahámicas (cristiana, judía e islámica)
Su tesis para conseguir una vida plena es la de la búsqueda en todos los órdenes del Camino Medio (The Middle Way, título original en inglés de este voluminoso ensayo) Camino Medio que busca en esta religiones y filosofías y que para Marinoff está mejor y más representado en el budismo.
Hasta aquí he leído con mucho interés, pero este interés ha decrecido y he empezado a sorprenderme cuando Lou Marinoff intenta demostrar y dar validez categórica a las relaciones entre el rectángulo áureo de Aristóteles, el símbolo del Yin y el Yang, la flor de loto y el Buda sentado. Mediante imágenes intenta mostrarnos la conexión (casi mágica) entre sí de todos estos símbolos. Esto ya me ha puesto un poco “en guardia”.
Pero lo que me ha hecho perder el interés por el libro y ya no recomendarlo, ha sido la segunda parte. En ella, critica , en mi modesta opinión en exceso, lo cual es una contradicción con la reivindicación del camino medio búdico, a los homosexuales, al feminismo, al izquierdismo, al mundo árabe, a los europeos “comprensivos” con el Islam, a los críticos con al guerra de Irak, a los intelectuales judío que critican a Estado de Israel, etc. Las críticas a los extremistas no están proporcionadas y se hacen mucho más ostensibles hacia la parte izquierda del espectro político.
Lo que más me ha sorprendido es su justificación de la guerra preventiva, ya sea la de Bush contra Irak o la del Estado de Israel contra sus vecinos árabes. Todo muy contradictorio.
Lo que yo pensaba que era un libro de filosofía se convierte en gran parte en un texto de defensa y justificación de la política exterior de Israel y los Estados Unidos con respecto al resto del mundo.

21.1.07

Para Nuestras Hijas



Este es un breve fragmento de la historia de mi hija pequeña, pero que es muy parecida a la de su hermana y a la de otras muchísimas niñas nacidas en China y que son nuestras hijas del corazón:


Supimos por primera vez de ti una cálida mañana de abril. En un soleado y bello día de primavera, una voz al otro lado del teléfono nos dijo que tenías seis meses y nos esperabas en China.

Tu hermana , tu mamá y yo nos pusimos locos de alegría. Fuimos a ver tu foto y vimos que eras una niña muy bonita, morena y con unos pequeñitos ojos rasgados. Nos enseñaron dos fotos y en una se te veía sólo la cara y tenías poco pelo . En la otra estabas sentada vestida con un anorak varias tallas más grande y rodeada de unos objetos que no sabíamos que significaban aunque luego nos dijeron que eran símbolos para desearte buena suerte y que los que te querían allá en China pusieron en la foto.

Empezamos a preparar tu llegada.

Pusimos una cuna junto a la cama de tu hermana. Compramos ropa y juguetes. Muchas veces mirábamos el cuarto preparado para recibirte y te imaginábamos ya allí. Eso nos hacía muy felices y pensando así nos íbamos a la cama contentos.

Cuando se aproximaba la fecha de viajar a China, hicimos la maleta y pusimos en ella todas las cosas que íbamos a necesitar. Tu hermana preparó un juguete para ti que te daría el día que te abrazásemos. Íbamos cargados de cosas y de pensamientos felices.

Viajamos en un enorme avión durante muchas horas en un viaje muy largo pero que no se nos hizo pesado porque la ilusión que teníamos era tan grande como el avión. Tu hermana , tu madre y yo así como otras familias que iban a conocer sus hijas teníamos una permanente sonrisa que no se nos quitaba ni cuando dábamos una cabezada vencidos por el sueño.

Cuando aterrizamos en el aeropuerto de Pekín era por la mañana y esperamos unas horas a tomar otro avión que nos llevaría a Nanchang, donde tú nos estabas esperando.

De camino desde el aeropuerto a la ciudad pudimos ver los campos verdes y a las personas trabajando en ellos con la ayuda de bueyes. También vimos ocas.

La ciudad de Nanchang es muy grande y llena de gente sonriente que camina de aquí para allá y sobre todo que pedalea en bicicleta. Había cientos y cientos de ellas.

Había también muchos coches mezclados con las bicicletas pero todos iban despacio, con tranquilidad y se podría decir que parecían no tener prisa.

Hacía mucho calor y la gente tomaba helados y frutas. Muchas personas estaban charlando en las aceras y algunas jugaban sobre un tablero a un juego que se llama Majog.

El minibús aparcó delante del hotel, que era un rascacielos muy moderno de cristal verde. Desde la habitación teníamos una vista impresionante de la ciudad. El edificio más cercano y más bello era una pagoda muy bonita con sus tejados curvos.

Sólo nos dio tiempo a dejar las maletas y ducharnos, cuando enseguida nos avisaron de que estabais esperando con vuestras cuidadoras en una habitación del hotel.

Nos pusimos muy nerviosos y todo el cansancio se nos quitó de golpe.

Tú también habías hecho un largo viaje de muchos kilómetros desde la ciudad donde vivías. En tu orfanato había muchas niñas en gran cuarto lleno de cunas donde unas junto a otras dormíais y las niñeras que os cuidaban os daban todo el cariño que podían pero sabían, como también sabíamos nosotros, que lo que vosotras necesitabais era una familia.

Allí tenías delante a tu familia. Enseguida te reconocimos. Estabas abrazada a una cuidadora muy joven y parecías sorprendida. Cuando te abrazamos no lloraste y cogiste el juguete que tu hermana te traía preparado. A poco tiempo te quedaste dormida. Nosotros de la emoción y la ilusión, casi no pudimos pegar ojo. ¡Estábamos tan felices!

Después de ese día estuvimos dos semanas más en China que nunca olvidaremos. Visitamos las cosas más importantes y bonitas del país donde naciste y regresamos a España en otro imponente avión. Fue este el final de un precioso, emocionante e imborrable viaje y el comienzo de otro que hoy continúa: el viaje por la vida de nuestra familia siempre unida.

14.1.07

Robert van Gulik



Diplomático en Japón y Corea, Robert Van Gulik(1910-1967) es uno más de los muchos occidentales que quedó prendado de la historia y cultura orientales. Nacido en Holanda, mientras trabajaba al servicio de su Gobierno, tuvo tiempo para el estudio y la creación artísticas sobre la cultura de los lugares en los que vivía. Escribió numerosos libros y es conocido principalmente por la serie de novelas protagonizadas por el Juez Di. Este personaje existió realmente en China durante la Dinastía Tang.


Son novelas de intriga ambientadas en dicho período y recrean según Robert Van Gulik el ambiente de aquel momento. En estos momentos estoy leyendo "La Perla del Emperador". Antes he leído "El Misterio del Pabellón Rojo" y "El Biombo Lacado". No es un tipo de literatura que me entusiasme pero creo que a los que disfruten de las novelas de intriga les gustará. A mí me interesa más la ambientación de la trama, la recreación del contexto de la China de la Dinastía Tang más que el misterio y la intriga de los casos que resuelve el Juez Di; pero considero que esto es muy personal y seguro que hay quien disfruta mucho más con las andanzas por China de este alto funcionario de la Dinastía Tang.

4.1.07

China from the Inside



Ante todo un feliz año a todos los que se acercan a este modesto espacio de reflexión personal sobre temas relacionados con China.
Tras las fiestas y el disfrute con la familia, alejado del ciberespacio, me vuelvo a enchufar a la red y en estos primeros paseos a base de clics me encuentro con esta interesante web que describe una serie de cuatro reportajes sobre la China actual patrocinados por algunas televiones públicas en EEUU. La serie se titula China from the Inside (China desde dentro) y tiene toda la pinta de ser magnífica.


Disfruté y aprendí mucho con China Rises y me parece quue esta estará en la misma línea. Echando un vistazo a la web de la serie, quisiera destacar el video informativo sobre el segundo capítulo Women of the Country.La mirada, la expresión corporal de la chica que (supongo) se va a casar y rodeada de los hombres que celebran el futuro enlace me han resultado impresionantes. Como dicen más adelante en este video, las mujeres del interior de China no utilizan la palabra marido sino la de señor. Triste destino de millones de chicas que parece que lentamente empieza a cambiar según se cuenta puesto que muchas mujeres empiezan a tomar las riendas de sus vidas, aspiran a tener un marido por amor, una carrera, un trabajo que les permita independencia, en fin, las herramientas que les posibiliten escapar del círculo vicioso familiar de sumisión al marido/señor.
Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré
  • correo
  •